•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El 2 de diciembre de 1995, Rosendo Álvarez se convirtió en campeón mundial mínimo (105 libras) de la Asociación Mundial de Boxeo, AMB, derrotando al invicto tailandés Chana Porpaoin. Ese fue el primer recuerdo memorable en la carrera del apodado “Búfalo”. Ese día tocó el cielo, abrazó la gloria y llenó de júbilo a un país necesitado de figuras deportivas emblemáticas. 

Rosendo no puede olvidar que para lograr ese título contó con la ayuda y el apoyo del venezolano Gilberto Mendoza, presidente de la AMB, quien falleció hace unos días afectado por serios problemas de salud. El “Búfalo” aún recuerda una anécdota durante un viaje a Estados Unidos, en el mismo vuelo viajaba Mendoza; ese día tuvieron una breve, pero inolvidable conversación.

Muchos recuerdos

“Gracias a él logré ganar un título. Es difícil hablar de alguien que me quiso mucho y no llorar por él; estoy dolido, fue mi padrino del boxeo. Un día viajábamos juntos en el avión hacia Nueva York y él miró que yo llevaba una Biblia conmigo, me pidió que se la prestara  y empezó a leer mis escritos en las páginas principales. Observó algo que escribí  donde decía: ´Jesús, tú eres mi protector Eterno´, y  me dio un abrazo y me dijo: ´Me gusta esto que escribiste´.

  • 2 títulos del mundo de la AMB ganó Rosendo Álvarez en su carrera.

El fin de semana pasado, en la cartelera de Búfalo Boxing, Rosendo y su esposa Ruth Rodríguez le rindieron un homenaje al venezolano. “Don Gilberto me dio el chance de pelear en el KO a las Drogas que se hizo en Venezuela y logré vencer a José Bonilla, para ganarme el puesto 2 del ranking mundial de la AMB”, cuenta Álvarez. “Desde ese momento él y yo tuvimos una conexión positiva  y me brindó respeto, cariño y todo el apoyo de la AMB. Te juro que estoy muy triste por su muerte, hay lágrimas en mis ojos y en mi corazón”, agregó.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus