•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los músculos aparentemente incansables y supuestamente siempre energizados de Stephen Curry parecen estar flaqueando. Después de ser acorralado por la defensa de los Spurs el sábado, Curry falló 11 de sus 17 disparos, incluyendo 7 de 9 desde el área de los tres puntos, y volvió a ser reducido a cifras discretas en anotación con 19 puntos, registrando sí 11 asistencias y atrapando 7 rebotes. Su promedio líder en anotación es ahora de 30.3 puntos.

Draymond Green marcó 24 puntos con Klay Thompson limitado a 17, en otra victoria difícil de los Warriors por 109-104 sobre Minnesota. El juego entró empatado 89-89 al último cuarto, obligando a los Warriors a pisar el acelerador para imponerse 109-104. En la presente temporada, los de Golden State no han perdido dos juegos seguidos, y su balance es de 63-7 con 12 pendientes. 

Esta noche, los Warriors en casa, aún imbatibles, reciben a un equipo que se caracteriza por la presión que coloca encima de los adversarios con el ímpetu de Chris Paul. Los Clippers, que han sobrevivido sin el fiero Blake Griffin desde el 25 de diciembre, cuentan con DeAndre Jordan, rey de los tableros, un gran soporte. Consideren, que pese a las tres derrotas consecutivas del equipo de Los Ángeles frente a Golden State, la suma de puntos en las diferencias es solo de 14, lo que dice mucho sobre el grado de dificultad.

Arrebatan juego a Spurs 

La sorpresa de la jornada fue la derrota de los Spurs ante los galvanizados Hornets de Charlotte, que llevan 8 triunfos en sus últimos 10 juegos. Y resultó sorprendente, porque el equipo de San Antonio, un experto aprieta tuercas, llegó a tener una ventaja de 23 puntos en el propio inicio (30-7), pero a partir del segundo cuarto, impulsado por el canasteo de Jeremy Lin, Charlotte comenzó a recortar distancia ganando cada uno de los tres períodos restantes por 6, 10 y 8 puntos, para imponerse 91-88, asestándole a San Antonio su derrota número 11, para tranquilidad de los Warriors, líderes de la Conferencia del Oeste, con 4 juegos de ventaja sobre los Spurs. 

La posibilidad de los Warriors de tumbar la marca de 72 victorias establecida por los Bulls de Jordan, exige del equipo de Steve Kerr un rendimiento óptimo ganando 10 de los 12 juegos por disputar, lo cual equivale a aproximarse a la perfección, cuando el desgaste físico y la vista a los Play Offs en las narices recomienda no excederse si tienes el título en el bolsillo. Es obvio que interesa más el campeonato que una marca, por muy grandiosa que se vea.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus