•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Contra reloj y persiguiendo una marca que llegó a ser considerada imperturbable, los Warriors de Golden State, jefeados por el vértigo y la capacidad de destrucción de Stephen Curry, entran a la recta final de una temporada que para ellos ha sido de fantasía, con 65 triunfos y 7 reveses, único equipo sobre los .900 de porcentaje.

Prácticamente con el liderato de la Conferencia del Oeste en el bolsillo después de la derrota de un “amputado” San Antonio ante el Thunder de Oklahoma por 111-92 el sábado, los Warriors con ventaja de 5 juegos, un océano de distancia a esta altura y con semejante armamento, siguen estimulados por la posibilidad de llegar a 73 victorias dirigidos por Steve Kerr, precisamente integrante de aquel equipo de los Bulls del 95-96 ganador de 72 juegos, y solo uno de los dos jugadores, junto a Michael Jordan, que estuvo presente en cada uno de los 82 juegos de esa temporada, aunque con una gran diferencia en minutos.

DUELOS IMPREDECIBLES

No fue ninguna proeza para el Thunder de Kevin Durant y Rusell Westbrook derrotar a unos Spurs que utilizaron a su equipo B, en vista de la necesidad de descanso del fundamental Aldridge, de Parker, Duncan, Ginobilli y el feroz Leonard. Naturalmente todos ellos pretenden estar en la cancha el 7 y el 10 de abril, cuando San Antonio enfrente a los Warriors, visitándolos y recibiéndolos, tratando de frustrarlos.

Con dos imágenes contrastantes en sus duelos previos: victoria amplia de los Warriors por 120-90 mostrando su habitual desborde ofensivo e implacable canasteo y una brillante demostración de apretar tuercas con triunfo de los Spurs 87-79, resulta difícil imaginar lo que puede ocurrir entre los dos mejores equipos de la NBA, aún invictos en casa.

EL RETO DE CURRY

Además de la persecución del récord de los Bulls, hay mucha expectación por el esfuerzo que pueda desplegar Curry en busca de superar los 30 puntos de promedio. El “as” de los Warriors, que llegó a elevarse hasta 30.7, se encuentra en 30.2 después de un bajón de voltaje. En aquella temporada del 95-96 con los Bulls, “Superman” Jordan registró 30.4 de promedio, muy por debajo de su fantástico 37.09 en el 1986-87, promedio impensable en estos días, no tan fuera de alcance como el 50.36 en el 1961-62 de Wilt Chamberlain.

Una vez más, batallar contra la presión se convierte en lo decisivo, sobre todo para Kerr, el técnico, obligado a dosificar el desgaste de sus jugadores con los play offs en la vuelta de la esquina y la responsabilidad de defender el título. Así que abrochemos nuestros cinturones.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus