•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La selección francesa no pudo encontrar un mejor rival que Rusia y un mejor partido que una cómoda victoria (4-2) para sacudirse sus demonios en el regreso a su hogar del Estadio de Francia, escenario hace poco más de cuatro meses de los atentados yihadistas que estremecieron a Francia.
Deschamps alineó de inicio un once muy distinto al que la semana pasada asaltó Holanda, pero mantuvo a una columna vertebral que hoy por hoy es irrenunciable, integrada por Varane, Pogba y Griezmann.

Solo tardó ocho minutos Francia en hacer saltar el cerrojo ruso, gracias a un contra de manual comenzada y culminada por la última sensación gala, el centrocampista del Leicester Nkolo Kanté, que disputaba únicamente su segundo partido con la selección de su país.

Llegan los goles

En el minuto 38, Francia volvió a golpear de la mano de Gignac -que vive una auténtica etapa de redención en el fútbol mexicano-, quien cabeceó de manera formidable una falta botada por Griezmann al primer palo.

El segundo tiempo y el comienzo del carrusel de cambios trajo buenas noticias para Rusia, que en su primera oportunidad real consiguió acercarse en el marcador con otro buen cabezazo del pequeño Kokorin, completamente solo, a falta lanzada por Dzagoev.

Faltaba por entrar en escena otra de las centellas galas, el fulgurante Coman, que prolongó su buen momento con el Bayern de Munich para acuchillar en una contra a la defensa rusa, que solo pudo pararlo en falta.

Otro suplente francés, Payet, colocó un libre directo impecable en la escuadra del también sustituto Lodygin y rebajó los bríos rusos. Cuatro minutos más tarde Zhirkov anotó por los eslavos, pero en el 75, Coman puso tierra de por medio con el 4-2.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus