•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La llegada de Starlin Castro a los Yanquis de Nueva York para ser el segunda base titular es la gran oportunidad que tendrá el pelotero dominicano para conseguir el gran triunfo que desea obtener dentro de las Mayores.

De momento, Castro ha maravillado a la novena del Bronx esta primavera, tanto con el bate como con el guante, al tener poder ofensivo y jugar también excelente defensa al mejor estilo de su predecesor en el puesto, su compatriota Robinson Canó.

Por la manera cómo ha respondido en la pretemporada, Castro, que llegó traspasado por los Cachorros de Chicago, podría convertirse en el factor sorpresa de los Yanquis.

“Se trata de un muchacho joven que ha conectado 991 hits y acaba de cumplir 26 años de edad”, declaró el manejador de los Yanquis, Joe Girardi. “Sabíamos que iba a producir y se ha adaptado a la segunda base con facilidad. Va a encarar jugadas que jamás ha tenido que hacer, pero eso no nos preocupa porque tiene mucha habilidad atlética y sabrá qué hacer”.

Los seguidores de los Yanquis tenían a Castro en la mira para la segunda base en el 2015, incluso cuando Stephen Drew aún ocupaba dicho puesto por Nueva York.

Superó pruebas

Los Cachorros les dieron un avance y Castro respondió, ya que bateó .353 con seis cuadrangulares en 42 compromisos luego de cederle el rol de campocorto a Addison Russell.

Esa es la producción que los Yanquis esperan recibir de parte de Castro, quien batea a la derecha y se espera aporte balance en la parte baja de la alineación que presenten los Bombarderos del Bronx cuando comience la temporada regular, aunque puede ser movido en el orden de bateo.

Castro, quien ha sido convocado a tres Juegos de Estrellas, bateó .265 con 11 jonrones y 69 remolcadas en 151 partidos por los Cachorros en el 2015. En el 2014, registró promedio de .292 con 14 vuelacercas y 65 carreras producidas por Chicago.

“Me agrada ver a un muchacho que (tiene 26 años) y lleva casi 1,000 imparables”, manifestó el veterano Alex Rodríguez acerca de Castro. “He visto la manera en que la bola rebota contra su bate y podría ser algo provechoso en nuestro estadio”.

Los Yanquis también pondrán a Castro a jugar en el campo corto para darle un respiro a Didi Gregorius, pero en los entrenamientos, el quisqueyano se ha dedicado a trabajar con el coach del cuadro interior, Joe Espada, para familiarizarse con los matices de la segunda base.

Girardi ha dicho estar impresionado con la ética de trabajo que ha demostrado Castro, quien ha tomado en serio sus entrenamientos a la vez que se ha acoplado bien con sus nuevos compañeros de equipo, algo que dentro de los Yanquis se considera fundamental de cara a que tenga mayor producción en el campo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus