•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El caso de presunta violencia doméstica en la que se vio involucrado el pelotero dominicano José Reyes, de los Rockies de Colorado, será cerrado después de que la fiscalía de Maui (Honolulu) admitió que no tiene pruebas suficientes para presentar cargos formales, debido a que la esposa del jugador se niega a cooperar con las autoridades.

Ante esta realidad jurídica, las autoridades, a través de la Fiscalía, desestimará el caso por presunta violencia doméstica que se había abierto contra Reyes. La fiscal adjunta Kerry Glen manifestó que retiraría la documentación, con lo que el caso quedaría cerrado de manera oficial.

“La testigo querellante, la esposa del señor Reyes, es lo que llamamos una testigo no cooperadora”, explicó Glen. “En este momento, no tengo otra forma de seguir con la acusación”.

Reyes, que trabaja en los campos de primavera con los Rockies, aunque no podrá jugar con el equipo cuando comience la temporada regular, tenía previsto presentarse a un juicio el 4 de abril.

El campocorto estelar, que se declaró inocente tras ser imputado de agredir a un familiar, no ha querido hacer ningún comentario sobre la decisión tomada por la Fiscalía, ni tampoco ha habido ningún comunicado del equipo jurídico que lleva su caso.

La acusación

Reyes fue arrestado el 31 de octubre en el hotel Wailea Four Season y según la grabación de una llamada al sistema de emergencia 911 divulgada por la policía, un guardia de seguridad del hotel reportó que la mujer tenía lesiones en una pierna y rasguños en el cuello.

Reyes fue dejado en libertad tras pagar una fianza de 1,000 dólares, y no pudo acercarse a su esposa durante tres días. La esposa de Reyes se niega a hablar con los fiscales o regresar a Maui, explicó Glen. También rechazó las solicitudes para cooperar con la pesquisa a través de un abogado que contrató en Maui, indicó Glen.

“Es muy frustrante”, señaló la fiscal. “Uno creería que si llamó a la policía, es porque pasó algo malo”. Glen pedirá que se cierre el caso sin prejuicio, lo que significa que tendrá unos dos años a partir de la fecha del supuesto delito para volver a radicar cargos si la esposa de Reyes decide cooperar.

A pesar del anuncio de la Fiscalía, el dominicano todavía puede ser castigado por las Grandes Ligas, cuyas medidas disciplinarias no están necesariamente ligadas al resultado del caso criminal.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus