•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Real Madrid, lanzado anímicamente tras conquistar el Camp Nou y derrotar al Barcelona en el Clásico del futbol español, retoma con más fe que nunca el sueño de conquistar su undécima Copa de Europa en la visita a un irregular Wolfsburgo, que pisa por primera vez en su historia unos cuartos de final de la competición más prestigiosa a nivel de clubes.

El Wolfsburgo llega al duelo en horas bajas, tras haber caído goleado por 3-0 ante el Bayer Leverkusen en un partido que representó el punto más bajo de una temporada decepcionante, en la que el equipo ha estado lejos de cumplir con las expectativas en las competiciones germanas.

Comenzó la temporada con la intención declarada de disputarle al Bayern Múnich el título de la Bundesliga y ahora solo un milagro podría salvar la clasificación a la Liga de Campeones e incluso la Liga Europa está en peligro.

Esas circunstancias no son favorables de cara a recibir al Real Madrid, aunque en competición europea los jugadores dirigidos por Dieter Hecking han mostrado su mejor cara y sueñan con una sorpresa que reivindique al equipo consigo mismo y con la afición.

Elemento importante 

Uno de los retos que tiene Hecking es recuperar la estabilidad defensiva, para lo cual espera contar con el regreso del central brasileño Naldo, tras cinco semanas de baja por una lesión en el hombro. Es un jugador clave, no solo como líder de la defensa sino también en las situaciones con balón parado en las dos áreas. Lo prueban sus dos goles contra el Manchester United en el partido decisivo de la fase de grupos.

Saldrá el Wolfsburgo concentrado en defensa y buscando ocasiones de contragolpe, para lo que cuenta con la velocidad de André Schürrle y Julian Draxler.

Dejará el protagonismo al Real Madrid, como hizo el equipo de Zinedine Zidane en un Clásico que ha sido el golpe que necesitaba el técnico francés para relanzar las opciones de su plantilla al título más deseado. Con la Liga dada por perdida, aunque ahora con desventaja de siete puntos con el Barcelona, los encuentros de la competición doméstica debían servir para hacer crecer la autoestima. Seis victorias consecutivas lo consiguen.

Al primer encuentro de la historia entre Wolfsburgo y Real Madrid llega el equipo blanco con la intención de seguir dejando su sello en Alemania. Lo hizo ante el Bayern (0-4), en las semifinales del año de ‘la décima’, con uno de los mejores encuentros que se le recuerdan en Europa en la última década. La pasada temporada lo repitió contra el Schalke en octavos (0-2).

Su caminar hacia el objetivo de la undécima ha sido impoluto. Líder destacado de su grupo, superior al PSG en sus duelos de la fase de grupos, y triunfos ante el Roma en octavos para un total de 4-0 en la primera eliminatoria. Seguir esa senda es el objetivo de un Zidane que nunca perdió una eliminatoria de seis disputadas en terreno germano, tres como jugador y tres como ayudante de Ancelotti.

Keylor Navas no ha recibido ningún gol en los ocho partidos que ha disputado en la Liga de Campeones. Está a un paso del récord de Jens Lehmann, 853 minutos sin recibir ningún gol, e inscribir su nombre en un récord. Lo suele hacer Cristiano Ronaldo, que va camino de superar su mejor registro con trece goles en ocho partidos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus