•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El París SG llegará como favorito esta tarde (12:45) a la ida de cuartos de final de la Champions ante Manchester City, en un duelo entre nuevos ricos europeos propiedad de inversores del golfo Pérsico que aspiran a alcanzar por primera vez las semifinales del torneo.

“We want more” (queremos más) clama el lema en inglés del PSG antes del duelo del Parque de los Príncipes de París, apuntando a una cierta felicidad por medirse a otro equipo de la Premier League, un mes después de eliminar al Chelsea (2-1 y 2-1), su mayor enemigo europeo.

Los franceses, a quienes el sorteo alejó de Barcelona, Bayern Múnich y Real Madrid, saben que tienen una ocasión inmejorable de superar sus límites en la máxima competición europea, aunque sería peligroso para ellos subestimar al City.

“Tras el sorteo todo el mundo estaba contento de evitar a los tres ogros, y parece que todo el mundo pensó que esta era una eliminatoria fácil. En absoluto”, avisó el técnico parisino Laurent Blanc.

“El proyecto del City es paralelo al nuestro y tienen jugadores de talento en todas las posiciones”, opinó el entrenador.

Por eso es posible que los Citizens puedan pensar lo mismo mientras preparan el partido de París, aunque tengan menos experiencia, porque afrontan sus primeros cuartos de final de la Liga de Campeones.

El City pasó a manos de abudabíes en 2008, tres años antes de que Catar comprara el club de París. Ambos fondos soberanos no repararon en gastos para hacer de su club una potencia continental, los dos con un objetivo último común: ganar la Champions.

City gastó dos veces más

El fondo de inversión ADUG (Abu Dhabi United Group), propiedad del jeque Mansour bin Zayed al-Nahyan, ya ha superado los mil millones de euros (1,035 millones) en la adquisición de jugadores, mientras que el QSI (Qatar Sports Investments), propiedad del emir Tamim Ben Hamad al Thani, gastó la mitad (558.5 millones de euros).

Este dispendio, jamás compensado con grandes ventas, colocó a mediados de 2014 a ambas potencias emergentes bajo sospecha por mal ‘fair-play’ financiero, que impone un equilibrio presupuestario al final de cada ejercicio.

Pero, en menos de una temporada, City y París se aplicaron reequilibrando sus cuentas y poder así dominar el mercado de traspasos, como demostraron los fichajes del belga Kevin de Bruyne (74 millones de euros) por el equipo de Manchester y del argentino Ángel di María (63 millones de euros) por el parisino.

Todo ello generando importantes ingresos. Según el último informe de la consultora Deloitte, la política de expansión del PSG le ha convertido en el 4º equipo europeo en ingresos con 480.8 millones de euros recolectados, mientras que el City es 6º con 463.5 millones de euros ingresados en el curso 2014-2015. Las ganancias comerciales de los franceses fueron de 297 millones de euros, por los 228.5 millones de euros del City.

PSG, sin Verratti ni Pastore

Los dos clubes tienen un modelo económico muy parecido, pero en el plano deportivo los parisinos parecen han tenido más éxito a nivel nacional.

En las últimas cinco temporadas, el PSG suma cuatro títulos de campeón de Francia, dos Copas de la Liga, una Copa de Francia y tres Supercopas nacionales.

Mientras que los Citizens, que tienen mayor competencia en el campeonato, alzaron dos títulos de campeón de Inglaterra, una Copa, dos Copa de la Liga y una Community Shield en casi ocho cursos.

El PSG cuenta con continuar su avance en la Liga de Campeones, tierra de todos sus fantasmas. Ya campeón de la Ligue 1, parece más armado a nivel colectivo, pese a las bajas casi seguras del italiano Marco Verratti y el argentino Javier Pastore.

Los goles locales correrán a cargo del sueco Zlatan Ibrahimovic, que está en un gran estado de forma, pero también amenazado de sanción si ve una amarilla, igual que el brasileño David Luiz y Blaise Matuidi.

Las aspiraciones parisinas pasan en gran parte por los goles del sueco y las asistencias de Di María.

El  bando visitante casi seguro no podrá contar con el marfileño Yaya Toure, el belga Vicent Kompany y Raheem Sterling. Aunque el portero Joe Hart, lesionado desde hace algunas semanas, volvió a entrenarse ayer.

Pese a todo, el equipo del chileno Manuel Pellegrini tiene pólvora de sobra para intimidar con el cuarteto compuesto por el argentino Sergio Agüero, De Bruyne y los españoles Jesús Navas y David Silva.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus