•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las pretensiones de Erasmo Ramírez este año, cargadas de vitalidad, fortalecidas con la madurez y sabiduría monticular adquiridas, se mostraron en Tampa ayer. Frente a los temidos Azulejos de Toronto, el derecho pinolero realizó un enérgico relevo de dos entradas, mientras los Rays hacían girar la pizarra en el cierre del octavo para imponerse 5-3 con el respaldo del segundo jonrón en el juego de Steven Souza, impulsando tres carreras, garantizando el primer triunfo de Ramírez.

Siempre imaginamos a Erasmo como abridor en este 2016, pero la lesión de Brad Boxberger, el salvador de 41 juegos, y la falta de brazos realmente solventes en el bullpen obligaron a considerarlo como material apropiado para diferentes tipos de relevo por su excelente control –solo una base en el spring sin jonrones en contra–, pitcheo bajito y suficiente dominio. No había sido necesario recurrir a su escopeta en los primeros tres partidos, pero ayer, con el marcador en contra de los Rays 2-3, el nica entró en acción en el octavo inning, frente a tres fieras casi siempre rugiendo: José Bautista, Edwin Encarnación y Troy Tulowitzki.

Corte de orejas y rabo 

Confirmó la confianza que se tiene. Ponchó a Bautista con tres lanzamientos, obligó a Encarnación con conteo completo a elevar hacia el jardín central y ponchó a Tulowitzki utilizando tres disparos de su fusil derecho. Las fieras habían sido domadas y, en el cierre, el estallido de tres carreras de los Rays, consecuencia del jonrón de Souza con Evan Longoria y Desmond Jennings circulando contra Arnold León, facilitó una ventaja por 5-3, colocando al pinolero en las puertas de la victoria.

En el noveno por los Azulejos, Chris Colabello, en conteo de 3 y 2, le abrió a Erasmo con hit al jardín izquierdo. Un gran batazo y la posibilidad se esfumaba. No ocurrió. Solo  necesitó tres lanzamientos más para “amortajar” a los de Toronto. Con un strike, Rusell Martin bateó para doble play y Ezequiel Carrera falló con el primer envío por fly al bosque derecho. La faena estaba hecha. Las plumas de los Azulejos quedaron dispersas.

Te interesa: Extranjeros invaden las Grandes Ligas

Estábamos ansiosos por la primera señal de Erasmo. Ahí la tenemos. El mánager Kevin Cash debe estar pensando que podría ser su pitcher de mayor utilidad funcionando como freno largo o cerrador mientras Boxberger se recupera, regresando a la rotación para retar a los abridores más confiables. ¡Cómo no sospechar un gran año del pinolero!

Erasmo: “Estaba enfocado en ir a atacar”

Haxel Rubén Murillo

El martes por la noche Erasmo Ramírez calentó su brazo, estaba ansioso y emocionado por tener su primera aparición este año con los Rays de Tampa Bay en Grandes Ligas. Las circunstancias dictaminaron que no era necesario utilizar su brazo, pero ayer su mánager, Kevin Cash, no le tembló el pulso, llamó al nica en el octavo inning para que mantuviera al equipo en la pelea, consiguiendo el objetivo contra los Azulejos de Toronto.

Ramírez apareció en el octavo inning con un desventaja de 3-2. En el cierre de la misma entrada un operativo de tres cambió la historia del desafío, adjudicándose su primer éxito de la temporada con score de 5-3. Más que el triunfo, lo importante fue ver a un Erasmo muy seguro en la colina, controlado y dominante, sobre todo ante bateadores como José Bautista y Troy Tulowitzki, a quienes les recetó un ponche.

  • 2 innings sin carrera lanzó Erasmo Ramírez ayer contra los Azulejos de Toronto.

“Mi mente estaba enfocada en ir a atacar, ejecutar mis picheos. Entre más ejecute, tendré la oportunidad de salir a salvo de eso, gracias a Dios se dieron los lanzamientos en el momento exacto. Ese roletazo que se dio del catcher Rusell Martin (en el noveno), el doble play, me devolvió el alma al cuerpo y como dicen a seguir peleando contra el otro bateador”, dijo Ramírez ayer al periodista Levi Luna, de 8 Deportivo.

También: Ramírez: “Tengo más confianza que nunca”

Mejorar repertorio

Cuenta Erasmo que desde hace un año se ha enfocado en enriquecer su repertorio de lanzamientos. Combinarlos constantemente, especialmente contra bateadores de poder es algo que le está dando resultados para salir a flote.

“No quiero que digan que soy solo un pícher que lanza dos costuras, que sepan que las cuatro costuras siempre va a estar allí y son de la cosas que he trabajado el año pasado, funcionó. La idea es traerlo este año y saberlos mezclar, porque ellos también saben,  me han enfrentado varias veces, no me puedo descuidar, no es la última vez que los voy a enfrentar. Lancé lo mejor que pude, estoy alegre, después de tantos días descansando, y lo más importante es demostrarle al equipo que estoy preparado”, agregó el pistolero rivense.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus