•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Villarreal se adelantó en la eliminatoria de cuartos de final de la Liga Europa ante el Sparta de Praga con un 2-1 que acabó siendo un mal resultado para el equipo castellonense, que tuvo suficientes ocasiones como para dejar sentenciado el choque.

Y es que los de Marcelino García Toral pudieron sentenciar la eliminatoria con una goleada de escándalo, si hubieran estado más acertados. Pero tras casi once ocasiones muy claras de gol, solo pudieron marcar dos. Mientras que su rival tan solo necesitó dos disparos para lograr un gol que les deja muy vivos en la eliminatoria.

Así ya acabaron los primeros cuarenta y cinco minutos con esa sensación de decepción en las gradas, pues el Villarreal podía haber acabado goleando, y se marchaba a los vestuarios con un extraño empate a un gol.

Recibían el primer gol en casa de la competición los amarillos y los hacían en el último segundo de esa primera parte, gracias a un remate de cabeza de Bravek. Un gol que suponía el empate y que igualaba el gol de Bakambu, que a los dos minutos y medio ya había puesto por delante a los locales.

Un gol extraño, en el que un mal despeje del portero era taponado por el delantero y el balón entraba en la portería. Tras el gol, los locales dispusieron hasta cuatro ocasiones clarísimas de gol y que no supieron materializar.

Remontada

Los segundos cuarenta y cinco minutos debían calibrar hasta qué punto había afectado ese gol y lo sucedido en la primera parte. Había que ver cómo reaccionaba el equipo de Marcelino, y si seguía siendo tan superior o si era el Sparta de Praga el que se asentaba mejor.

El partido no estaba gobernado y, aunque el control era local, los visitantes dejaban trazos de ser muy peligrosos. Pasaban los minutos y los castellonenses buscaban un gol que parecía no que no quería llegar, algo que por suerte lo hacía a los sesenta y tres minutos, en una gran jugada. Un buen pase de Bruno a Denis Suárez que este dejaba a Bakambu en la frontal del área y con opción de disparo, y el franco congoleño ajustaba al palo un gran disparo.

Un segundo gol de Bakambu que pudo ser el tercero diez minutos después, cuando el delantero recogía un disparo de Denis Suárez, pero su tiro fue rechazado desde el suelo por el portero Bicik, que ya había parado el primer remate.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus