•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Todo marchaba de maravilla para Jacob deGrom ayer, hasta que sintió algo de rigidez debajo de su axila derecha.

DeGrom se mantuvo concentrado en el montículo mientras espera la llegada de su hijo y los Mets de Nueva York recibieron la ayuda al bate de Neil Walker y Michael Conforto para derrotar 7-2 a los Filis de Filadelfia.

Después de realizar 76 lanzamientos en seis innings destacados, deGrom (1-0) abandonó el montículo como medida de precaución. Era su primera apertura en la campaña y el primer juego de los Mets como locales en esta temporada.

“Solo dije que debíamos ser inteligentes con esto. Uno sabe que no debe presionarse demasiado al comienzo”, dijo deGrom. “Espero que solo haya sido el frío. No estoy preocupado por esto en realidad”.

Luego del izamiento del banderín de campeones de la Liga Nacional de 2015 sobre las tribunas del jardín derecho en el Citi Field, deGrom lució imponente e incluso remolcó la primera carrera del encuentro con una rola.

Expectativa

Hasta la mañana del viernes se desconocía si deGrom sería el abridor debido a que su esposa está a punto de dar a luz al primogénito de la pareja, un niño. El pelotero había dicho que planeaba viajar a casa en Florida una vez que su esposa entrara en labores de parto.

DeGrom llamó a su esposa por la mañana y se le informó que difícilmente el bebé nacería el viernes (ayer). “Pienso que esto me dio mucha tranquilidad”, confesó.

Jerad Eickhoff (0-1) cargó con la derrota. Por los Mets, el cubano Yoenis Céspedes se fue de 5-1 con una anotada. Los venezolanos Asdrúbal Cabrera de 4-1 y Wilmer Flores de 1-0.

Por los Filis, los venezolanos César Hernández de 4-2 con carrera remolcada, Odubel Herrera de 4-1 con una impulsada; Andrés Blanco y Freddy Galvis, ambos de 4-1.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus