•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El púgil mexicano Gilberto Ramírez hizo historia al vencer por decisión unánime al armenio Arthur Abraham y arrebatarle el título de peso supermedio avalado por la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

Con su victoria, Ramírez se convirtió en el primer mexicano en ganar la corona de las 168 libras, en pelea celebrada en el MGM de Las Vegas (Nevada), en donde los jueces le dieron el triunfo con calificaciones de 120-108 en las tres cartulinas.

Ramírez deja su marca en 34-0 con 24 nocauts y Abraham la puso en 44-5, con 29 fueras de combate.

La pelea fue previa al combate estelar de la noche entre el filipino Manny Pacquiao y Timothy Bradley Jr., que también ganó por decisión unánime el púgil filipino de 37 años, que recibió cartulinas de los tres jueces de 116-110.

Plan perfecto

Ramírez supo aprovechar su mayor estatura y envergadura sobre Abraham para mantenerlo a distancia y castigarlo sin entrar a la zona del ataque del entonces campeón.

El mexicano contrarrestó la táctica Abraham con un boxeo de piernas, en el que recorrió todo el cuadrilátero mientras lanzaba su mejor arsenal con ambos puños.

Cuando Abraham podía conectar algún golpe sólido Ramírez solo alejaba el peligro con sus directos, que mantenían a distancia prudente al ahora excampeón.

En el quinto asalto, Ramírez, que ya llevaba ganados los cuatro previos, dio un golpe bajo a Abraham y el árbitro del combate detuvo momentáneamente la pelea hasta que el excampeón se recuperó.

De regreso a la acción en el sexto, Abraham consiguió sus mejores golpes y arrinconó en las cuerdas a Ramírez, pero este respondió con una gran cantidad de golpes para salir con más puntos en asalto.

A partir de ese momento, con las acciones bajo control, Ramírez recurrió a su gran condición física y a su juego de piernas para desplazarse por todo el cuadrilátero y estar siempre fuera de peligro.

Abraham no pudo descifrar el boxeo esquivo del mexicano y solo esperaba el momento en que Ramírez hacía un alto sobre la lona para intercambiar algunos golpes.

Los restantes episodios estuvieron bajo control del mexicano y aunque muchos cuestionaron su boxeo defensivo, pudo conseguir la corona mundial.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus