•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Golden State se quedó con el invicto que los Spurs tenían en San Antonio y se metieron en la historia: con su triunfo por 92-86 en el AT&T Center alcanzaron las 72 victorias en la temporada regular e igualaron el récord de Chicago Bulls de 1995/96. Y, si ganan en el último juego previo a los playoffs, se convertirán en el máximo ganador en una temporada.

Otra vez fue determinante el aporte de Stephen Curry en la victoria de los campeones defensores. El base convirtió 37 puntos, además de capturar 5 rebotes, entregar 5 asistencias y 2 robos, para un equipo que sacó rédito a su buen trabajo defensivo.

Por los dueños de casa, Kawhi Leonard anotó 20 puntos y registró 13 rebotes, mientras que LaMarcus Aldridge fue el máximo anotador de los Spurs con 24, además de capturar 10 rebotes.

Emanuel Ginóbili, por su parte, jugó 20 minutos y aportó 8 puntos, 3 asistencias y un rebote.
San Antonio (65-15, segundos en el Oeste) no perdía como local desde el 12 de marzo de 2015.

Fueron un total de 48 encuentros, 39 de ellos en la actual temporada.

Los Warriors (72-9) no solo pueden quedar como el equipo más ganador de una temporada regular si en la noche del miércoles derrotan en su estadio a Memphis (dejando atrás a los Bulls de Michael Jordan). Además, los últimos campeones ya son el equipo con más victorias fuera de casa en una temporada regular: 34, con apenas 7 derrotas.

¿Podrán hacerlo?

Los Bulls de Chicago, comandados por Michael Jordan y Scottie Pippen, habían impuesto la marca de 72 victorias en la temporada 1995/96; y parecía imposible que fuera superada. Pero los Warriors de Curry comenzaron el año con paso perfecto en sus primeros 23 partidos antes de caer en Milwaukee.

Ahí se comenzó a especular con la real posibilidad de igualar la marca de los Bulls, y ayer lo concretaron ante un rival que parece ser el único capaz de evitar el bicampeonato de los Warriors.

San Antonio no contó con Tim Duncan, ni con Boris Diaw por decisión de su entrenador, Greg Popovich, quien les dio descanso. Los Spurs eran favoritos en las apuestas por 3.5 puntos, dominaron en el arranque del partido, pero al descanso las cosas estaban empatadas 35-35.

En el tercer cuarto comenzó el show de Curry, quien con sus triples le dio a los Warriors su primera ventaja 57-56; y ya Golden State no la perdió el resto del encuentro. Curry controló el ritmo del encuentro y cuando San Antonio se concentró en detener sus triples y atacó la pintura, ya era demasiado tarde.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus