•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tras el empate (2-2) en casa ante el Manchester City en la ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones, el París SG deberá superar sus dudas para consumar sus aspiraciones europeas en el partido de vuelta, el más importante de su temporada.

Desde que en 2011 el club francés pasara a manos de la empresa catarí QSI (Qatar Sports Investments), el objetivo último era ganar algún día la máxima competición continental. Pero, tras tres eliminaciones consecutivas en cuartos de final, llegar a las semifinales ya sería una progresión en esa dirección.

Pero, aunque por una vez el sorteo fue clemente con el PSG, que evitó un duelo con Barcelona, Bayern Múnich o Real Madrid, el Manchester City, que nunca había llegado tan lejos en esta competición y no tiene tanto caché, se fue de París con un resultado favorable.

Por eso, el PSG, ya campeón de Francia, deberá firmar una gran actuación y puede que incluso una proeza, si el rumbo del partido en el Etihad Stadium complica un poco más el pase a semifinales.

Estar entre los cuatro mejores de la Liga de Campeones no es fácil y los franceses deberán olvidarse del frustrante primer partido, en el que el City les hizo pagar su imprecisión y falta de eficacia.

Espíritu de revancha

Tras el primer duelo, el técnico parisino Laurent Blanc salió convencido de que su equipo era mejor que el conjunto inglés. Pero, tendrá que mejorar, convirtiendo las ocasiones de gol que se presenten sin, a su vez, dar oportunidades al rival.

“El empate fue culpa de los jugadores, el entrenador y el City, que es un gran equipo. Pero no hubiera sido un escándalo que hubiéramos ganado 3-2 o 2-1. Lo podemos hacer en Manchester y lo haremos”, aseguró Blanc el viernes pasado.

Sin subestimar al adversario inglés, el entrenador parisino quiere seguir creyendo que sus jugadores pueden estar a la altura de las circunstancias y querrán cambiar la imagen dada en la ida.

El sueco Zlatan Ibrahimovic querrá olvidar el penal fallado en la ida, que podría haber cambiado mucho las cosas. El argentino Ángel di María buscará aportar lo que le faltó en París para ayudar a su equipo a superar esta eliminatoria.

El brasileño Marquinhos intentará que la frustración por no jugar el miércoles le haga infranqueable y el marfileño Serge Aurier tendrá que intentar dar la razón a su técnico tras hacerle perder una primera apuesta arriesgada.

El City tiene ventaja

El espíritu de revancha incentivará al PSG, que necesitará toda la ayuda necesaria ante las numerosas bajas.

El brasileño David Luiz, sancionado, será sustituido por Marquinhos. Mientras que el recambio para Blaise Matuidi, también ausente por acumulación de tarjetas, presenta más problemas.

Blanc podría forzar la vuelta del italiano Marco Verratti, pese a que todo parece indicar que no está del todo recuperado de su pubalgia.

Pese a que la inclusión del italiano en la convocatoria puede ser una maniobra de distracción, esta opción es tan real como la hipótesis de retrasar a Di María para apoyar a Adrien Rabiot y al ítalo-brasileño Thiago Motta.

Por su parte, el City, que no era el favorito en este enfrentamiento entre “nuevos ricos” europeos, ganó los puntos y tiene ventaja en casa.

Además, ha recuperado al marfileño Yaya Touré y el argentino Nicolás Otamendi y el español David Silva están aptos para jugar, no así el capitán Vincent Kompany, pues el belga no pudo superar la prueba en el último entrenamiento de ayer por la noche.

Y sobre todo, los Citizens podrán contar con toda su artillería en ataque, con el belga Kevin de Bruyne y el argentino Sergio Agüero al frente.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus