•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuando Hank Aaron debutó aquel 13 de abril de 1954 vistiendo el uniforme de los Bravos de Milwaukee y enfrentando a los Rojos de Cincinnati, nadie imaginó que el muchacho de piel oscura que esa noche se fue de 5-0, se convertiría con el pasar de los años en un bateador tan temido y poderoso que hasta rompería el histórico récord de 714 jonrones de Babe Ruth, estableciendo una nueva marca con 755 vuelacercas. Aunque no estaba en los cálculos de nadie, lo hizo, y eso le garantizó su pase a la inmortalidad. Hoy se cumplen 62 años de su tímida aparición en el mejor beisbol del mundo, y hace unos días (8 de abril) se cumplieron 42 años de su cuadrangular 715. Una verdadera hazaña.

Tras su debut, fue necesario esperar diez días para que el novato conectara el primero de los 755 jonrones que logró durante su carrera de 22 años. Se lo pegó al lanzador Vic Raschi de los Cardenales de San Luis. En esa temporada de su debut se voló la barda en 13 ocasiones. Así comenzó su carrera, sin deslumbrar, pero avanzando, sin darse cuenta, hacia la gloria. 

Pese a que nunca logró conectar 50 cuadrangulares en una sola campaña, Aaron ligó 20 o más jonrones en 20 temporadas consecutivas, incluyendo siete con más de 30 y ocho sobre los 40. La temporada en la que más veces mandó la pelota al otro lado de la barda fue la de 1971 con 47; y en la que menos veces lo hizo fue en la de 1976 con tan solo 10 batazos de cuatro esquinas. Ese año terminó su ilustre carrera.

Tocó el cielo

Aaron llegó a la temporada de 1973 convertido en una seria amenaza al récord del histórico Babe Ruth, pues iniciaba la campaña con 673 jonrones, a 41 solamente de los 714 del “Bambino”. La expectativa era enorme, sobre todo porque venía de conectar más de 40 vuelacercas en dos de sus últimos cuatro años. El muchacho del debut apagado, se había convertido en la luminaria de todas las Grandes Ligas, en la atracción principal del espectáculo.

Hank mantuvo su ritmo jonronero y a lo largo de la temporada conectó 40 batazos enormes, llegando a 713, quedándose a tan solo uno de igualar la máxima cifra de la historia. No se pudo en 1973, por lo que se hizo necesario esperar hasta el año siguiente. 

  • 755 jonrones conectó Hank Aaron a lo largo de su carrera como jugador de las Grandes Ligas.

El 4 de abril de 1974 en el primer juego de la temporada y en su primer turno de ese encuentro, Aaron le conectó cuadrangular a Jack Billingham de los Rojos de Cincinnati, igualando el récord. Ahora la expectativa giraba alrededor de cuándo empezaría a imponer la nueva marca. No hubo que esperar tanto, pues cuatro días después, ante más de 53,000 aficionados y contra Al Downing de los Dodgers de Los Ángeles, Aaron envió por vez 715 en su historia la pelota a las tribunas. Atrás había quedado el récord de Ruth, hacia delante estaba ahora la nueva marca que impondría Hank, que finalmente conectó un total histórico de 755 jonrones.

A 62 años de su debut y 42 de su cuadrangular 715, su grandiosidad permanece intacta, aún después de que su marca fuera superada por los 762 de Barry Bonds. Para muchos, a pesar del récord de este último, por el uso de esteroides que hizo, Aaron sigue siendo el rey de los jonrones. Detrás de Aaron  y Ruth está Alex Rodríguez con 688, incluyendo el primero de la temporada actual, sin embargo, sus números están manchados por el tema del uso de sustancias prohibidas. Esto hace más grande la leyenda de Aaron y Babe, quienes lograron la hazaña con su poder natural.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus