•   Lisboa, Portugal  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Bayern Múnich se clasificó para las semifinales de la Liga de Campeones tras empatar 2-2 en Lisboa (3-2 en el global de la eliminatoria) ante el Benfica portugués y se une a Real Madrid, Atlético y Mánchester City en los cruces por dos puestos en la final de Milán.

El mexicano Raúl Jiménez hizo soñar a los seguidores lisboetas adelantó al Benfica al filo de la media hora (27), pero el chileno Arturo Vidal (38) y Thomas Müller (52) acabaron con la emoción. El brasileño Anderson Talisca salvó el honor portugués empatando el encuentro (76).

FOTOS: Bayern a semifinales

Los dos técnicos sorprendieron con sus equipos iniciales. Pep Guardiola dejó en el banquillo al polaco Robert Lewandowski, el mejor goleador de los alemanes, mientras que Rui Vitoria, ante la baja por sanción de su artillero Jonas Gonçalves, decidió dejar en la grada al griego Konstantinos Mitroglou, llamado a ser el sustituto del brasileño, y colocar en el ataque al mexicano Raúl Jiménez. El argentino Nico Gaitán tampoco jugó, pero fue por lesión.

Tras un inicio muy igualado en intensidad, pero con poco juego, las primeras ocasiones de gol fueron para los alemanes, pero Thomas Müller, de volea (19) y al chileno Arturo Vidal, de cabeza (22) se toparon con el joven arquero brasileño Ederson Moraes.

Sin embargo, fue el Benfica el que se adelantó en la primera aproximación al área germana. Eliseu se sacó un centro frontal que Jiménez, adelantándose a la defensa y a un errático Manuel Neuer, cabeceó a la red (27).

Jiménez hace soñar al Benfica

Tres minutos después, el mexicano tuvo el segundo, en un remate de puntera desde el punto de penal, pero en esta ocasión Neuer estuvo acertado para atajar el remate de Jiménez.

Pero el Bayern demostró que es uno de los favoritos al título europeo y logró el empate poco antes del descanso, en un centro desde la derecha del capitán Philipp Lahm que rechazó Moraes y Vidal, desde la frontal, rematró a la red (38).

El gol del centrocampista chileno, que ya había marcado el único tanto de la ida, fue un mazazo para los portugueses, que estaban obligados a marcar dos goles para clasificarse, pero que ya no volvieron a crear peligro antes de la pausa.

Los minutos de descanso parecieron servir para que los portugueses se diesen cuenta de que marcar dos goles al Bayern era poco menos que una misión imposible, mucho más cuando los alemanes anotaron el segundo, en un centro desde la izquierda que cabeceó en el segundo palo el español Javi Martínez para que Müller, desde el interior del área pequeña, fusilase a Moraes (52).

Lo que quedaba de partido se convirtió en un monólogo del Bayern, que anotó un tercer gol por medio de Müller, pero el árbitro lo anuló por fuera de juego (67).

El Benfica tiró de orgullo para empatar con un lanzamiento de falta directa que el brasileño Anderson Talisca colocó en la escuadra izquierda de Neuer (76).

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus