•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El aliento inconfundible de la furia. Es el fuego, el espíritu, la capacidad y el talento de los exuberantes Warriors, gritando en persecución de la proeza, hasta conseguirla. El cíclope ha sido derribado, las cabezas de la Hidra han sido cortadas, las puertas de Troya han sido abiertas, el récord de los Bulls ha sido borrado. Derrotando 125-104 a Memphis, con un desborde de 46 puntos por parte de su “as” Stephen Curry, incluyendo 10 canastas de tres puntos que le permitieron superar la barrera de las 400, otro reto para la posteridad, los fantásticos Warriors de Golden State llegaron a 73 victorias, algo considerado una misión imposible en la esfera de competencia de la NBA.

Parecía improbable 

Desde 1996, la marca de 72 establecida por los Bulls de Jordan, de Pippen, de Kerr, parecía inalcanzable. Ni siquiera había otro equipo capaz de construir 70 triunfos. Iniciando la temporada con un impresionante registro de 24-0, los Warriors dirigidos por Kerr, precisamente uno de los artífices de la hazaña de los 72, fueron creciendo aceleradamente como una amenaza para la marca de otra galaxia. En cierto momento, Kerr se atrevió a decir “vamos por ella, lo podemos conseguir”. El técnico consideró que esa mezcla del cañoneo más largo que corto de Curry y Klay Thompson, la incidencia de Draymond Green, los aportes de Harrison Barnes, Iguodala y Bogut, producirían los triunfos, algo que exigía no perder 10 juegos. Poco a poco, todos lo fuimos creyendo.

Un flaqueo preocupante 

Cuando al iniciarse el mes de abril, los Warriors insólitamente perdieron dos de tres juegos, uno frente a Boston 109-106 con Curry malogrando la posibilidad del alargue fallando un disparo de tres, y otro contra Minnesota 124-117 en tiempo extra después de vencer a Portland, pensamos que el 72 resistiría, como las Pirámides de Egipto, sobre todo porque el equipo de Golden State tenía dos juegos pendientes con el temido Spurs de San Antonio y otros dos con Memphis. Doblegar a los Spurs 112-101 aun recibiéndolos, fue estimulante, pero la dificilísima victoria por 100-99, borrando una angustiosa desventaja de 10 puntos ante Memphis en el último cuarto, hizo tambalearse la posibilidad de lo grandioso. Sin embargo, los Warriors crecieron frente a San Antonio –cortándoles la invencibilidad en casa- y Memphis, para convertir en 73 triunfos, el nuevo reto a lo imposible.

  • 73 victorias es la marca que estableció Golden State, como  el equipo más ganador en un temporada.

Curry, un torbellino 

Ver a Curry promediar 30 puntos por juego fue otro alarde, no tanto como llegar a 402 triples, otra cifra que podría permanecer por siempre, sin alcanzar la dimensión de los 100 puntos en un juego y los 50 de promedio del más asombroso canastero de todos los tiempos, Wilt Chamberlain. Seguramente al salir de la Oracle Arena en Oakland, se tenía la impresión que las cifras continuaban cayendo consecuencia del bombardeo de Curry, quien también alcanzó un 50 por ciento disparando desde el campo, como lo hizo Jordan. Con 2,375 puntos en la campaña, Curry se instaló en el quinto lugar de todos los tiempos, solo detrás de Wilt Chamberlain y Rick Barry, con dos temporadas encima de las nubes cada uno. Ahora, el fuego, el espíritu, la capacidad y el talento de los Warriors se traslada a los Play Offs en defensa del título brillantemente ganado el año pasado.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus