•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Desde que la serie contra los Indígenas de Matagalpa fue anunciada, las alarmas de preocupación sonaron en el campamento de los Indios del Bóer. Los gritos de ¡Cuidado, vienen los Indígenas!, fueron inevitables. ¿Cómo? Pero si el Bóer viene de noquear y ganar por barridas todas sus series a excepción de la que dividió contra el San Fernando, mostrando un bateo suelto y un picheo dominante. Es cierto, pero en su marcha con apariencia de invencible no se había encontrado con equipos fuertes y competitivos como Matagalpa, que tiene un buen picheo y un bateo consistente. Por ahora, tras caer en el primero de los duelos entre ambos, los capitalinos tiemblan ante la amenaza de perder su primera serie.

No hay dudas que es una guerra pareja, no solamente por el balance de victorias y derrotas con el que ambos equipos llegaron a esta batalla entre sí (18-2 antes del primer juego), sino también por los números colectivos acumulados por sus lanzadores y los registros alcanzados por sus ofensivas. El picheo de los de la capital era de 3.26 hasta antes del desafío del miércoles, ligeramente por debajo del 3.06 presentado por los matagalpinos. En relación con el bateo la diferencia es igualmente mínima, pues los norteños llegaron al encuentro de mediados de semana exhibiendo un promedio ofensivo de .378, situado en el primer lugar de la liga, seguido por los Indios con .356 puntos. Desde la perspectiva de los números la lucha es pareja. Todo apunta a un choque de titanes empeñados en demostrar que la supremacía conseguida no es producto de enfrentar a rivales pocos exigentes, sino resultado del poderío de sus maderos y la efectividad de sus tiradores. 

Ambos han expresado su furia ante equipos frágiles, pero cuando les ha tocado contra conjuntos de mayor nivel han sufrido para no perder la serie. Por ejemplo, cuando Matagalpa enfrentó a la Costa Caribe, equipo que incluso los noqueó en el segundo desafío. Al final terminaron dividiendo honores. Por su parte, el Bóer ha tenido como única complicación el enfrentarse al San Fernando, quien logró ganarle dos juegos. 

Ante lo parejo que se muestran en las estadísticas, un factor que podría jugar a favor de los indígenas es la inspiración que los guía a la búsqueda de romper el récord de 15 victorias consecutivas logrado por el San Fernando de la temporada de 1993. El miércoles, con su “as” Berman Espinoza, lograron la 14 pasando por encima del Bóer. Seguramente buscarán igualar y pasar la marca, sin importarles que sea el equipo más popular del país el que esté frente a ellos. 

Te interesa: Bóer liquida

Las otras series

El líder del grupo C, la Costa Caribe (17-3), tiene una misión no tan fácil ante el Carazo (1 2-8), que lo supera en cuanto a promedio de bateo, pues los caraceños batean para .309 puntos y los caribeños para .300. La clave de la victoria para los costeños será el picheo, sector en el que son los mejores de la liga con efectividad de 1.71, muy superior al 4.31 de los Cafeteros. Debe ganar la Costa Caribe.

  • 19 victorias acumulan los Indígenas de Matagalpa en el Pomares.

Los poderosos Dantos (13-5), que vienen de dividir en los dos primeros juegos de reposición contra Estelí, en teoría, deberán barrerle la Serie a Nueva Segovia (2-18) cuyos lanzadores tiran para 7.88. Por su parte, el equipo de Granada (12-9), que el pasado miércoles ganó el primer juego 4-3, tiene mayores probabilidades de ganarle la serie al San Fernando (9-12). Ninguno de los dos tiene una ofensiva temida, ninguno llega a los .300 puntos. Tampoco poseen un picheo peligroso. Situación ante la cual, Everth Cabrera puede convertirse en un factor desequilibrante en el bateo sultaneco, tal y como lo hizo en el desafío uno.

  • 18 triunfos han logrado los Indios del Bóer en lo que va del campeonato.

Chinandega (12-8) fácilmente debe pasar por encima de Boaco (6-14). Por su parte, Rivas (10-10) aprovechará enfrentarse a Río San Juan (2-18) para mejorar su balance. De igual forma, Estelí (7-11) buscará aumentar el número de sus victorias ganándole la guerra a Madriz (1-19), el peor equipo del torneo. Por otro lado, Chontales (12-8) debe ganar la serie ante el débil equipo de Zelaya Central (5-15). Por su parte, el León (15-5) deberá batallar fuertemente para superar a Jinotega (9-11).

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus