•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Si de agallas se trata, el mejor ejemplo de ello es el nicaragüense José Ignacio Pérez, quien no la pensó dos veces y empacó maletas hace casi un mes hacia Marruecos, para competir en el XXXI Ultra Marathon Des Sables, que tuvo como escenario el caluroso y árido Desierto del Sahara. 

Pérez se convirtió en el primer nicaragüense en competir en este tipo de evento y la motivación de probarse en esta dura competencia donde recorrió y caminó largas distancia sobre arena, es demostrarse así mismo que puede superar cada uno de sus retos personales, así lo aseguró su hermano, Olinto Pérez.

Fueron seis días de sudor, aguante, carga y resistencia sobre uno de los desiertos más largos del mundo, en el cual un total de 1254 competidores y Olinto se ubicó en el puesto 162. La distancia de 254 kilómetros fue una nueva experiencia para José Ignacio, es originario de Jinotepe, pero reside en Managua y se aventuró a esa travesía que sin duda será recordada para el resto de su vida. 

Aguante

La prueba consistió en seis etapas, una por día de 257 kilómetros de distancia, en la que implicaba cargar mochila,  pero sobre todo la resistencia de soportar el sol. Cada fase estaba compuesta de 42 a 45 kilómetros de camino y recorrido diario y la más extensa constó de 82 kilómetros.

Para José Ignacio Pérez no fue fácil, porque dentro de las mochilas debía de llevar su comida, agua y otros alimentos que lo hiciera resistir los 40 o 50 grados de temperatura del inclemente sol y por la noche para poder cumplir con cada uno de las etapas estipuladas.

Este ha sido el mayor reto del jinotepino, quien ha competido en triatlones de larga distancias sobre agua y arena.

“Esto se ha vuelto como un reto de superación personal y cada vez se propone a correr más. Una meta que tiene en mente es participar en competencias, de los cuatro desiertos más grandes del mundo”, aseveró su hermano, Olinto.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus