•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

No fue un día como el que quizás el campeón Román González deseaba tener. Le tocó levantarse temprano a entrenar, después descansó un poco y tuvo una teleconferencia con su rival McWilliams Arroyo en el que estuvieron periodistas norteamericanos. Luego se fue a realizarse unos exámenes que exige la Comisión de Boxeo en Los Ángeles y posteriormente se dirigió a las oficinas de la cadena ESPN, donde Bernardo Osuna y David Faitelson los esperaban en el programa a Los Golpes.

Pero a Los Golpes no fue el único programa en el que Román participó ayer como parte de la promoción de la cartelera de este sábado en el Fórum de Inglewood, también estuvo en Nación ESPN. Allí se entretuvo un poco más, sonrió con las dinámicas del programa, y después se retiró, dirigiéndose al gimnasio Wild Card, donde durante dos horas se exigió al máximo para finalmente marcar 115 libras finalizadas a la sesión de entrenamiento.

Peso controlado

¿Por qué Román entrenó por la mañana y se exprimió dos horas por la noche? Al campeón le paso algo inusual, el lunes se acostó en 117.2 libras, y en la mañana tras el breve ajetreo en el gimnasio del hotel Sheraton donde se hospeda dio 117. Ayer tuvo que bajar dos libras, sí o sí. No se encendieron las alarmas de preocupación, sin embargo, esos descuidos mínimos no deben repetirse.

“Todo está bien gracias a Dios, nuestro objetivo es retener ese título a como sea, el sábado esperen una victoria más. Tenemos como meta que este miércoles sea el último entrenamiento de Román, que esté en el peso de 112 libras. El jueves queremos que Román descanse y esté listo para el pesaje al siguiente día”,  comentó Arnulfo Obando, entrenador del tricampeón al colega Carlos Alfaro.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus