•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

“Para ser campeones, necesitamos ganar los cinco juegos pendientes. Lo vamos a hacer. Somos capaces y tenemos el material”, dijo el técnico catalán Luis Enrique después de la derrota del Barsa frente al Valencia, condenado por la inspiración próxima a lo divino del arquero brasileño Diego Alves. Después de tres derrotas seguidas y solo un punto obtenido de doce disputados en las recientes cuatro jornadas de Liga, uno se pregunta: ¿cómo creer?

Es cierto que el Barsa puede hacerlo. Ya envió una señal de revitalización con la demostración ofrecida en el juego contra el Valencia, pero no se puede dar por un hecho el sostenimiento necesario de un crecimiento obligado, para poder salir del pozo de las serpientes. El equipo azulgrana, que estará sin Piqué, ha provocado asombro con un derrumbamiento casi tan estrepitoso como el del imperio romano.

Hoy todo rival es poderoso

Abrazado con el Atlético de Madrid en la cima de la montaña registrando 76 puntos pero con ventaja en diferencia de goles, el Barcelona, perseguido también por el temido Real Madrid, a solo un paso, está programado para abrir la cartelera de hoy, con Neymar confuso y Busquet con la brújula extraviada. La reactivación de Messi es una noticia alentadora, así como la garantía que ofrece Iniesta en las progresiones, en tanto Suárez necesita recuperar su olfato y precisión.

  • 76 puntos suman Barcelona y Atlético, mientras el Madrid amenaza sigilosamente la cima con 75 unidades.

En su visita al Nou Camp, el equipo Deportivo viniendo desde atrás consiguió un empate 2-2 y hoy en el Riazor, enfrentando a un equipo con pérdida de brillo y consecuentemente de respeto, podría volver a ser muy difícil de resolver, para un Barsa que no ha podido contar con reemplazos que fortalezcan al equipo cambiando el rumbo de partidos, una ventaja del Real Madrid que enfrenta al Villarreal, cuarto en la tabla de posiciones.

El Atlético del general Simeone, capaz de derrotar a Wellington en Waterloo, va contra el equipo de Bilbao, batallador por excelencia. Un exigente duelo, pero por el momento que atraviesa el equipo llamado “colchonero”, con una defensa tan funcional y la dupleta Greizmann-Torres amenazante, su favoritismo salta fácilmente al tapete.

¿Será capaz el Villareal?

El Real de Zidane, sin Gareth Bale y sin Carvajal, un defensa de tanta utilidad, robustecido de confianza, tomará con toda la seriedad del caso el reto del Villarreal, peligroso equipo peleando una posición en la próxima Champions, amenazado por el Bilbao y el Celta. El Real dispone de suficientes recursos, aunque su defensa sigue siendo cuestionada, lo que multiplica la importancia de ese estupendo Navas.

“Somos capaces de ganar cinco juegos seguidos”, dice Luis Enrique tratando de ocultar que no han podido ganar de los últimos cuatro juegos. ¿Cómo creerle? El juego de hoy contra el Deportivo nos dirá mucho sobre si se puede darle forma a esa pretensión. Creer es parte del suspenso agigantado.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus