•   Los Ángeles, California  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La noche del sábado en el Forum de Los Ángeles, Román “Chocolatito” González defendió por cuarta ocasión su título mosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), al derrotar por amplia decisión unánime al puertorriqueño McWilliams Arroyo.

A pesar de que un juez no lo vio perder uno de los 12 asaltos, y otros dos lo vieron ganar 11 de 12, el “Chocolatito” tuvo que emplearse a fondo ante un exigente rival como Arroyo, un exolímpico de Puerto Rico que fue despojado en Tailandia, tratando de agenciarse el título mosca de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) ante Amnat Ruenroeng.

Ciertamente, el reto de superar a Arroyo no fue fácil. Luego del combate, en el rostro de Román se reflejaban las huellas de una intensa batalla, en la que recibió metralla de un peleador que siempre fue un blanco difícil, que se desplazó en todo el ring y que a ratos desajustó al pinolero, calificado como el mejor peleador del mundo libra por libra.

Eso lo sabe Román y lo aceptó poco después en la conferencia de prensa que se efectuó en el desmantelado ring del Forum de Inglewood.

“Yo pensé que McWilliams se caía desde el segundo round. Fue una pelea de dura batalla, al igual que cuando enfrenté a Akira Yaegashi y varios rivales muy buenos. La verdad es que este muchacho se mantuvo bien, se movió bien, pasaba los golpes y no fue fácil vencerlo”, comentó Román, ante una batería de periodistas que aguardó con paciencia un tiempo.

Vienen cambios

“Con mi equipo de trabajo tenemos que mejorar muchas cosas. Sabemos que queremos ganar por nocaut, pero hay momentos en los que no se puede, así es la vida. Gracias a Dios tenemos el conocimiento que debemos mejorar y meterle más volumen al entrenamiento”, reiteró.

Román no quiso entrar en detalles sobre el tema de mejorar en el equipo de trabajo. Quizás dejar de entrenar dos o tres días previos al combate mermó su rendimiento. Pero eso solo lo sabe el “Chocolatito” y su entrenador Arnulfo Obando.

“Me siento satisfecho por esta victoria, pero sí sé que debo tirar más golpes. Son cosas que pasan y debo mejorar para mi siguiente pelea”, confió.

“El plan que tenía es que pensé que iba a fajarme de tú a tú con Arroyo. Habían momentos que se fajaba, pero había otros en que se iba. Cuando quería meterle mis manos, usando mi jab, para trabajar a distancia, me complicó porque es un boxeador inteligente”, indicó.

Las variantes

Román recordó que intentó realizar algunas variantes en su ritmo de pelea, pero Arroyo se mantuvo activo en todo momento y en el final del combate, su meta parecía terminar en pie, no dar sorpresa ante los miles de aficionados que asistieron al Forum y los millones que vieron el combate a través de la televisión.

“Intenté algunas variantes como trabajar con los laterales, usando el gancho y la derecha. Muchas veces lo hicimos combinando bien las manos, pero el puertorriqueño me dio golpes arriba. La verdad es que fue una gran pelea, porque McWilliams venía con las mejores condiciones para una pelea tan exigente como esta”, confesó.

Tips del combate

Akihiko Honda, promotor de Román “Chocolatito” González, no quiso adelantar lo que vendrá para el nica.
Con esta victoria, Román elevó su récord a 45-0. La prensa estadounidense ya comienza a señalar que es una amenaza para el 49-0 de Floyd Mayweather Jr. y Rocky Marciano.

El “Chocolatito” aseguró que pretende seguir en la división mosca, las 112 libras, a pesar de que se rumora fuertemente su salto a supermosca.

Román podría realizar una segunda pelea este año, en el mes de agosto o septiembre. Todos quisieran al mexicano Juan Francisco “Gallo” Estrada, pero nada es seguro.

Román enfrentó problemas con el protector bucal. Por eso, recibió la visita médica en el octavo round, pues respiraba por la boca y no por la nariz.

Al terminar el combate, Román se encerró en su camerino y hubo un rumor de que tenía un problema en la mandíbula.

Pero habló con los periodistas sin mostrar alguna dificultad.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus