•  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Dónde buscar el detalle sobre el futuro de los Warriors de Golden State sin Stephen Curry en el resto de esta postemporada que apenas arranca? Posiblemente en una de las páginas del Apocalipsis. Lesionado el astro más resplandeciente e impactante de la NBA después de haber estado en acción sin excederse durante 19 minutos en el juego 4 contra los Rockets de Houston, es natural  imaginar que la agresividad y la efectividad del equipo de Golden State, que acaba de establecer una nueva marca de victorias con 73, podrían ser apagadas por un diluvio.

El ejército griego tratando de tomar Troya sin Aquiles. Así deben sentirse los Warriors con una victoria pendiente frente a los Rockets de James Harden y una probable serie con los Clippers de Chris Paul, Blake Griffin y DeAndre Jordan. Hay un grueso temor porque la imagen más dramática de la postemporada sea la rodilla derecha de Curry clavada en el tabloncillo de Houston, antes de finalizar la primera mitad. Los Warriors continuaron con el impulso de Klay Thompson y las conexiones de Draymond Green y se impusieron 121-94, para tomar ventaja de 3-1 en la serie de primera ronda.

FUERA POR DOS SEMANAS

Se pensó hasta en la pérdida de Curry por el resto de la postemporada, pero el diagnóstico de un esguince grado 1 en un ligamento colateral, es de “al menos” dos semanas, un tiempo que podría ser mortal si los Warriors no son capaces de fajarse con los Clippers sin Curry, y una vez que retorne a la trinchera, no esperen de él un cien por ciento de su rendimiento. Eso es improbable y afectará severamente las pretensiones del equipo de Oakland, que parecía proyectado hacia la isla de la fantasía.

El gran pilar de la ofensiva es ahora Klay Thompson, un estupendo tirador largo, vencedor de Curry en el concurso de triples del Juego de Estrellas, uno de los anotadores de 50 en un juego este año. Thompson ha tomado esa responsabilidad, pero no en un momento de tanta trascendencia. El no es el Lebrón James visto con los Cavaliers, cuando el equipo de Cleveland se quedó sin Kyre Irving y Kevin Love, y los Warriors necesitan que sea algo próximo.

OJO CON EL FACTOR GREEN

La incidencia de Draymond Green, el formidable creador de juego y brillante pasador, tiene que ser mayúscula, así como el aporte que puede ofrecer Shaun Livingston saliendo del banco para juntarse con Harrison Barnes, Andre Iguodala y Andrew Bogut, en busca de una suma de esfuerzos que permitan sobrevivir hasta el retorno de Curry, no en plenitud, sino recortado. Esto hace que la importancia de los suplentes sea una de las claves para los Warriors, así como el funcionamiento de una defensa más enérgica y precisa, a cambio de perder profundidad en el ataque.

Frente a la posibilidad tan contemplada de un esguince grado 2, que hubiera podido sacarlo de toda la postemporada, el grado 1 lo retira por dos semanas, “la mejor noticia” cuando esperas lo peor, pero no hay duda que el favoritismo de los Warriors ha quedado carcomido sin Curry. No vale lo mismo una postal de París sin la Torre Eiffel. Sin Aquiles, los griegos no se hubieran abierto paso como lo hicieron. Sin Curry, los Warriors ven recortarse su tamaño.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus