•  |
  •  |
  • Edición Impresa

En un país con tan pocos peloteros activos en las Grandes Ligas, dos para ser exactos, Erasmo Ramírez y Juan Carlos Ramírez, es inevitable estar atentos a la vitrina de las Ligas Menores, permaneciendo a la expectativa de lo que puedan hacer los pinoleros que batallan por ascender en sus organizaciones, teniendo en la mira la cima del Monte Everest del Beisbol. Hasta ahora, el nica con más proyecciones de arribar nuevamente al Mejor Beisbol del Mundo es Cheslor Cuthbert, quien es el líder de cuadrangulares y de carreras impulsadas del Omaha Storm Chasers, equipo sucursal Triple A de los Reales de Kansas City. Anoche, en el desafío en el que su conjunto enfrentó al Colorado Springs Sky Sox, Cuthbert iba de 5-2 incluyendo entre sus imparables su tercer doblete de la temporada (tiene promedio de .303). Con su batazo el costeño barrió las bases, llegando a 21 anotaciones impulsadas en lo que va de la campaña.   

Roniel pierde invicto

Hasta antes de ayer, el joven lanzador Roniel Raudes marchaba invicto con el uniforme del Greenville Drive, equipo Clase A de los Medias Rojas de Boston. El nica tenía balance de 2-0, con una efectividad de 1.35. Sin embargo, en su  apertura de ayer no le fue bien y perdió 3-1 ante el Delmarva Shorebirds, conjunto Clase A de los Orioles de Baltimore. El pinolero lanzó 3.2 innings, en los que le batearon 5 hits y le anotaron 3 carreras, desmejorando su efectividad a 2.65 y dejando su balance en 2-1.

Raudes ha venido haciendo un buen trabajo en las Menores. Por ejemplo, en el primer juego que lanzó, tiró 5 episodios completos, solo permitió 4 hits y no le fabricaron carreras. Además ponchó a 5 rivales y solamente otorgó una base por bolas, adjudicándose su primera victoria.

En su segunda salida volvió a lanzar 5 innings completos, ahora le conectaron solo 3 imparables, uno menos que la anterior, pero le fabricaron una carrera, dejando su efectividad en 0.90. Esta vez no dio bases por bolas y ponchó a 4 adversarios. En su tercera apertura no le fue tan bien, pues en 3.1 episodios le hicieron tres carreras, desmejorando su efectividad a 1.35. En esa ocasión salió sin decisión.

Obregón en .300

El muchacho Omar Obregón, que milita con el Carolina Mudcats, conjunto Clase A Avanzada de los Bravos de Atlanta, luego de batear un imparable en tres turnos, en el juego que su equipo ganó 5-2 al Wilmington Blue Rocks, de los Reales de Kansas City, dejó su promedio de bateo en .300, manteniéndose entre los más ofensivos de su club. En 18 juegos Obregón conecta 21 incogibles.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus