•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El karate ha sido una disciplina oriental basada en la autodefensa, como deporte es un excelente sistema de educación física, porque pone en funcionamiento todos los sistemas de cuerpo humano; a la vez se ha vinculado a principios morales de rectitud. Desde hace ya buen tiempo se practica en nuestro país y  ha regalado varias medallas a la estantería pinolera.

María José Rodríguez Alfaro, de 29 años, es un ejemplo de constancia y disciplina, en 8 años se ha destacado en todas y las categorías del karate femenil, y se prepara para defender su más reciente presea: Oro en el torneo centroamericano de Karate-Do.

“Maché” a como le apodan es karateca desde hace ocho años, y cuenta que su inicio en esta disciplina fue únicamente por interés de aprender a defenderse, pero luego de sus primeras prácticas en la Universidad Centroamericana (UCA) se enamoró de las patadas y ahora es su estilo de vida.

Su perfil

Campeona en su debut en 53 kilogramos en el selectivo nacional, a nivel regional su primera aparición se registró en 2008 en Costa Rica, en donde ganó medalla de bronce. Decidió subir de división  y desde entonces no ha parado de cosechar triunfos y galardones en todas las categorías del karate femenino (55, 58, 61, 68 y 68+ kg) a nivel individual, llamado kumite (combate a defensa y contraataque) y cuando representa el país en Centroamericanos e Iberoamericanos.

En 2012 en Panamá, ganó medalla de plata individual y la medalla de oro a nivel de equipos.

Actualmente ella entrena en 678 kilogramos.

Mujer preparada

La joven egresada como Ingeniera en Sistemas, lleva su jornada laboral en Telefónica hasta las 6 de la tarde, hora en que se traslada al Instituto Nicaragüense de Deportes (IND) en donde cambia el uniforme ejecutivo por su traje de combate y culminar su día en entrenamiento, “El karate es mi vida extracurricular, es lo que me desestresa de la rutina y el ajetreo del día a día” comenta.

María José se describe como una mujer con mucho positivismo, “Soy feliz, soy cristiana, Dios ha sido bueno conmigo, mi esposo complementa mi vida y todo funciona como un engranaje que hace que todo vaya bien” dijo entre risas.

Lo único que María José lamenta es la falta de apoyo que han recibido las féminas, “creo que se ha descuidado el potencial que tenemos las mujeres, la federación ha fallado en ese aspecto porque se le da auge a los varones” argumenta.

Actualmente su meta es seguir su preparación de cara a los juegos centroamericanos que se jugarán el próximo año en nuestro país y así conseguir repetir lo logrado el pasado mes de febrero, en el que se alzó con la presea dorada en kumite individual.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus