•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hasta que la fatalidad golpeó al Betis en el minuto 51, el tenebroso 0-0 en estiramiento, estaba aproximando al Barsa a lo patético. El equipo catalán parecía llorar frente a su inutilidad, y viéndolo, daban ganas de llorar por su lentitud e imprecisión, sin sacar el mínimo provecho de la expulsión de Westermann en el minuto 34, por su segundo atropello, primero manual a Messi y después arrollando a Rakitic, dejando al Betis manos arriba. Finalmente, la tropa de Luis Enrique se impuso 2-0 y se sostuvo en la cima de la montaña. 

Estocadas de Bale y Griezmann

Después que el potente y certero cabezazo de Gareth Bale, golpeando hacia las redes en centro trazado por Lucas Vásquez desde la derecha, aseguró en el minuto 79 la victoria del Real Madrid sobre el tenaz Real Sociedad por 1-0, y que el escalofriante zurdazo del recién ingresado Antoine Griezmann junto al poste derecho del arquero Juan Carlos en el minuto 54, impulsó al Atlético hacia el triunfo por 1-0 sobre un batallador y amenazante Rayo, se esperaba ver a un Barcelona hambriento. Algo de eso suponíamos por haberlo visto construir consecutivamente dos impresionantes goleadas por 8-0 y 6-0. Ese Barsa, nunca apareció. A ratos, dio la impresión de ser una pandilla de sonámbulos rumbo a lo fatal, como sería, entregar el botín descendiendo al tercer lugar con sólo dos fechas pendientes.

El disparo de Rubén Bravo en el minuto 5 desviado al corner por Mascherano, la expulsión de Westermann y la falla del arquero Adán en una mala salida, dejando solo a Rakitic para el gol quiebra hielo, fueron la tercia de factores que evitaron el hundimiento de un deprimente Barcelona, sólo perceptible por algunos chispazos de Messi, incluyendo el magistral pase hecho a Suárez en el minuto 80, para fijar el 2-0 “saca-clavos”. Con los tres equipos que pelean por el banderín nuevamente victoriosos de diferente manera, todo sigue igual en la Liga. Barsa y Atlético con 85 puntos y el Real Madrid con 84.

Se vio muy trabajado el Barsa 

El primer tiempo del Barcelona fue tan perezoso e inexpresivo, que pareció un equipo sin percatarse de la trascendencia del partido que disputaba con tanta paciencia, sin interesarse en volcarse y desequilibrar como era su obligación por disponer de mejor armamento. Aquello no podía ser cierto, pero lo era, y la decepción se agigantó en el inicio del segundo tiempo, cuando vimos al mismo Barsa detrás de ese gesto de Luis Enrique con un guiño de indiferencia. Que oportuna fue la confusión fabricada por ese centro de Messi que buscó Rakitic sin mucha fe, pero que de pronto, con el defensor Pezella y el arquero Adán fuera de foco, le proporcionó una pelota dorada a portón abierto, sin guardián.

El Barsa, que se vio forzado al reemplazo de Bravo por Ter Stegen, no ha permitido goles en sus últimos tres juegos, pero ofensivamente perdió voltaje drásticamente frente al Betis. Este declive cuando faltan dos fechas, es grave. El equipo azulgrana debió haber resuelto al Betis no necesariamente con autoridad, pero si con superioridad como lo hicieron Real Madrid y Atlético, dejando una mejor impresión, pese a estar involucrados en la fase semifinal de la Champions. El Barsa se enfrenta al Español en duelo de catalanes que no pueden verse ni tolerarse, en tanto el Real Madrid se medirá con el Valencia y el Atlético lo hará con el Levante. Como ayer, los tres volverán a ser favoritos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus