•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Muchas cifras son misteriosas, pero no tanto como las que vemos en un despegue de temporada en Grandes Ligas, que se alzan como amenazas para derribar marcas provocando asombro, aunque luego, pierden fuerza y hasta se desvanecen, en contraste con las de crecimiento lento en un inicio, pero con cierres espectaculares, como el de Denny McLain, el último ganador de 30 juegos, visto en 1968, quien esperó hasta el primero de mayo para conseguir su tercer triunfo, o Babe Ruth, quien en su temporada de 60 cuadrangulares durante 1927, disparó apenas 4 en abril. Así que, cuidado con la excitación excesiva. Dejen tranquilos sus corazones. 

Dos bateadores de 10 jonrones, el novato Trevor Story y Nolan Arenado, de los Rockies; dos de 9, Bryce Harper y el sorprendente Neil Walker, ahora con los Mets;  cuatro de 8, Josh Donaldson, de Toronto; Robinson Canó, de Seattle; Giancarlo Stanton, de Miami, y Anthony Rizzo, de los Cachorros;  y siete de 7, apuntan hacia la cifra de 50 jonrones. Después que solo Chris Davis, de los Orioles, conectando 47, se acercó a la cifra en el 2015, hay que tener calma, mucha calma, con las consideraciones. El año pasado, Adrián González, un bateador de 40 jonrones en sus días con los Padres, disparó 5 jonrones en los primeros tres juegos y cerró con 8 el mes de abril, pero limitado a 3 en el mes de septiembre, no pudo llegar a 30 y se conformó con 29 al caer el telón. En 1927, Babe Ruth inició con cuatro, casi bostezando, y cerró como lo hacen Rosberg o Hamilton en Fórmula Uno, volándose la cerca 17 veces en septiembre. ¡Uhhh!

Arrieta sigue zumbando 

Hay cuatro tiradores de 5 victorias sin perder en abril: Jake Arrieta, de los Cachorros; Jordan Zimmermann, de los Tigres; Rick Porcello, de Boston, y Chris Sale, de los Medias Blancas. Agreguen cinco de 4 triunfos, entre los que se encuentra nuestro Erasmo Ramírez, de Tampa. Si consideramos con rigidez matemática que Arrieta, un ganador de 3 juegos en abril del 2015, registró 22 para obtener el Cy Young con el aderezo de 1.77 en efectividad, su proyección en este 2016 lo aproxima, junto con los otros ganadores de 5 en abril, a las 30 victorias, algo que tiene casi medio siglo de no producirse. Pero, ojo, el año pasado, Arrieta entró al mes de agosto con 11 triunfos, impactado con un cierre de 6 y 5 en los dos últimos meses, continuando asombrosamente con otros 5 éxitos seguidos en el arranque de esta campaña. ¡Ah, el misterio de la marcha de las cifras en Grandes Ligas! Arrieta, el pitcher que los Orioles soltaron como “fallido” en el 2013, convertido en el mejor del beisbol. Como para golpear la pared con l
a cabeza.

  • 2 los bateadores que han repetido como ganadores de la Triple Corona, Ted Williams y Rogers Hornsby.

Si ganadores de 3 juegos deben de ser considerados con posibilidades de llegar a 20, aparte de todos los mencionados, hay 14 en la Liga Americana y 16 en la Nacional. Pese a tantas amenazas, no creo que la marca de 15 ganadores de 20 juegos en la temporada de 1969, o la de 12 en una Liga establecida en 1973 en la Americana, sean tumbadas. Sería un par de impactos tan brutales, como comprar un tanque para salir de paseo por las calles.Trevor Story

Tranquilo, Ichiro tranquilo 

El segunda base de los Cascabeles de Arizona, Jean Segura, disparó 37 hits en abril, uno menos que el recién sancionado Dee Gordon, de los Marlins, el año pasado, cuando registró 205, cifra líder en las Mayores. La marca de 257 establecida por George Sisler en una época en que encontrabas un dinosaurio en un parque, esperó hasta el aterrizaje del japonés Ichiro Suzuki, quien con 262, la derribó en el 2004, una de sus diez temporadas con 200 o más imparables. En la Liga Americana el máximo hiteador de abril fue Manny Machado, de los Orioles, con 33, seguido de Dustin Pedroia, de Boston, con 32. No me sorprendería que ninguno de ellos llegue a los 200. En el 2015, José Altuve, de Houston, con 36 en abril, fue el otro bateador de 200 cohetes. Ninguno de ellos perturba el sueño de Ichiro.

  • 262 las marcas de hits conectados en una temporada por el japonés Ichiro Suzuki.

¿Un pitcher de 300 ponches? Ese es un gran reto, pero el fabuloso zurdo de los Dodgers, Clayton Kershaw, llegó a 301 el año pasado, obligando a no perderlo de vista, aunque sin chance de atacar las gigantescas cifras de 383 y 382 en poder de los “macabros” Nolan Ryan y Sandy Koufax. Hay que seguir las huellas de Chris Sale, el “as” de los Medias Blancas, que registró 274 ponches, y de Chris Archer, de los Rays de Tampa, quien fue capaz de 252 ponches.

Un reto más grande 

¿Otro ganador de la Triple Corona? Dos nombres saltan de inmediato al tapete de las discusiones, uno joven, en pleno crecimiento, y otro en madurez, afectado por lesiones: Bryce Harper, de los Nacionales de Washington, y el venezolano Miguel Cabrera, de los Tigres, único pelotero latino en alcanzar la proeza limitada a 15 prójimos desde 1878, cuando la obtuvo Paul Hines, quizás con bola de trapo no muy redonda. Los expertos consideran que pese a no empujar todavía 100 carreras, quedándose en 99 el año pasado, Harper lo hará este año. Él ha llegado a disparar 42 jonrones y registrar .330 como porcentaje de bateo. Cabrera es un graduado. Logró la proeza en el 2012, con 44 vuelacercas, 139 remolques y .330 puntos, siendo campeón de bateo en el 2015, con .338, limitado a 119 juegos por sus problemas musculares, un inconveniente más temible que el pitcheo enemigo.

  • 383 las más grandes cantidad de ponches, registrada por Nolan Ryan, superando por uno a Sandy Koufax.

Apenas hemos atravesado un mes de actividad y las cifras nos están provocando mareos. Podría ser que estemos frente a una temporada fantasiosa. Ojalá, porque el beisbol lo necesita, y esta nueva generación de peloteros parece estar empeñada en no dejar piedra sobre piedra, ni billetes en cajas fuertes.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus