•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Y ahora, después de esa apaleada por 32 puntos de diferencia, 124-92, qué pensamos? Obviamente la cabeza nos duele. Súbitamente, la posibilidad de una serie electrizante entre los Spurs y el Thunder la vimos saltar hecha añicos, considerando que costará juntarlos. La inesperada pequeñez de los fenomenales Kevin Durant y Rusell Westbrook fue contrastante con la inmensidad mostrada por Aldridge y Leonard, dos auténticos lobos. Los Spurs fueron un gran equipo, el Thunder nada. La ventaja de 43-20 en el primer cuarto lo dice todo.

Un momento. No podemos dejarnos aturdir por solo un partido. Ya atravesamos esta impresión cuando los Warriors aplastaron por 30 puntos a los Spurs en diciembre, aunque aprovechando algunas bajas, sobre todo la de Tim Duncan. No era esa la diferencia entre un equipo. Los Spurs derrotaron a los Warriors en San Antonio, antes de cerrar temporada perdiendo dos veces con ellos, incluyendo la batalla corta-racha en casa. Sin embargo, esto que vimos el sábado, con un equipo saliendo deshilachado, nos impide ser optimistas sobre un resurgimiento.

Un alarde de agresividad

Oklahoma ganó el último cuarto 26-16, cuando ya todo estaba escrito, con los Spurs quitando el pie del acelerador. Aldridge, que se eleva 6 pies 11 pulgadas sobre el piso, marcó 38 puntos en un alarde de agresividad, después de haber sido reducido a 14.5 de promedio frente a Memphis en la primera serie. El agregado de Kawhi Leonard, estupendo en la defensa y facilitando 25 puntos con 5 rebotes y 5 asistencias, pese a estar en acción solo 22 minutos, fue de mayúscula utilidad para mantener en la lona al Thunder, igual que las 12 asistencias de Tony Parker.

No es normal que entre Durant y Leonard, que han sido capaces de proporcionarle más de 80 puntos a Oklahoma, solo hayan producido 16 y 14, lo que permitió a Serge Ibaka, ser el mejor anotador del Thunder con 19, finalmente nada importantes. Consideren que a la altura de la mitad del recorrido, la ventaja de los Spurs era de 33 puntos (73-40), lo que deja sin aliento a cualquier adversario. Esta actuación del equipo de San Antonio es una seria advertencia para el resto de la NBA, sobre todo, si los Warriors no recuperan a tiempo a Stephen Curry.

Nadie esperaba ver al Thunder humillado de esa forma. La pregunta es si el equipo de Oklahoma podrá reaccionar. La respuesta es la gran intriga del segundo duelo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus