•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Penúltima fecha en el futbol español con tres equipos puñal en mano batallando en la cresta de la ola, apretados por el espeso suspenso. El regreso a la trinchera de ese feroz atacante que es Cristiano Ronaldo atrapa la atención por encima de todo, incluyendo la incidencia que el genial Lionel Messi pueda conseguir con el Barcelona. Un cierre de Liga insospechado antes del Clásico, porque aquel empate 2-2 del Barcelona con el Villareal, malogrando una ventaja por 2-0, no se consideró un aviso de derrumbe, sino simplemente un tropezón.

No fue así, con 10 puntos de ventaja, el Barsa fue vencido 2-1 por el Real Madrid, 1-0 por el Real Sociedad y 2-1 por el Valencia. Solo un punto de los últimos 12 disputados y la gran ventaja desaparecida como Pompeya con la erupción del Vesubio. De pronto, en forma siniestra, con Messi deambulando y el tridente derretido, el Barcelona estaba en harapos y expuesto a lo trágico.

EL SHOW DE CRISTIANO

Con dos fechas pendientes, el suspenso lo cubre todo y, en un momento así, el regreso de la fiera galvaniza al Real Madrid, aún entre los lamentos que provocan las bajas del galés Gareth Bale, figura cumbre del equipo en los últimos juegos; el arquero tico Keylor Navas, tan efectivo como factor de seguridad; y quizás, Dani Carvajal, ese  estupendo lateral que es capaz de proyectarse como extremo, llegar a fondo y colaborar en gestiones ofensivas de gran profundidad.

El general Zidane piensa poder utilizar un buen rato a Benzema y Casemiro, pero la clave está en la furia de Cristiano, ese tigre en el área, el más grande artillero de todos los tiempos, especialista en derribar murallas mientras establece marcas asombrosas. Tratándose de Cristiano y su pasión por impactar, no estará tomando el duelo de hoy con el Valencia como un estiramiento muscular. Nada de eso. Pensará en que necesita desbordarse en busca de borrar la diferencia de cuatro goles que lo separa del uruguayo Luis Suárez (35-31), en la batalla por “El Pichichi”, y hará temblar la cancha con sus frenéticas cabalgatas y entradas a zona roja, donde crujen los huesos.

TODO SEGUIRÁ IGUAL

El Valencia, noveno en la tabla, es el rival de mayor nivel, a pesar de que el Espanyol represente un dolor de cabeza para el Barsa, que tiene a su favor haber ganado sus últimos seis “derbis” catalanes con 17 goles marcados y solo uno en contra. El Real Madrid, que intenta cerrar con la cifra récord de 12 victorias consecutivas, permanece un punto detrás del Barsa, después de la recuperación del equipo azulgrana, goleando al Deportivo y al Sporting con erupciones de Suárez y sufriendo frente al Betis. El Atlético, por su parte, toma el débil reto del Levante, último en la Liga, equipo al que raramente no derrota como visitante desde el 2007, pero eso no le quita la tranquilidad a Simeone.

De acuerdo a los cálculos, lo probable, es que ganen los tres y todo siga igual con solo una fecha pendiente, enfrentando al Real Madrid con el Deportivo, Barcelona-Granada y Atlético-Celta. Lo que pueden apostar es que la Liga no se decide hoy. Eso solo sería posible de ganar el Barsa y perder Real y Atlético. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus