•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Andy Murray volvió a dejar sin nada a Rafael Nadal en la arcilla de Madrid y se metió en la final del segundo Masters 1000 sobre arcilla. Definirá con Novak Djokovic, que venció a Kei Nishikori en la noche española.

Murray se impuso ayer por 7-5 y 6-4, en un partido con vaivenes, vengando la derrota sufrida en Monte Carlo y logrando recién su segundo triunfo sobre Nadal en clay en 10 encuentros. ¿El anterior? También en Madrid, en la final de 2015. El escocés tuvo al saque como gran aliado en momentos de zozobra, salvando 11 de las 13 chances de quiebre que le forzó un Nadal que siempre debió correr en desventaja.

Del lado del español, dos pálidos games de saque sentenciaron su suerte en el encuentro. Uno de ellos, sirviendo 5-6 en el primer set, después de haber remontado un 2-5, pero perdiendo los cuatro puntos y quedando set abajo.

El otro, 4-5 en el segundo, tras quebrar a Murray cuando sacaba para partido (en un juego repleto de errores del escocés). Allí Nadal parecía tener la chance de abrir otro trámite en cancha, pero del 15-0 y el estruendoso grito del público, pasó a 15-30 y un duro error en la red que lo dejó match point abajo y, segundos después, ya fuera de carrera.

Así terminó entonces el envión invicto de 13 partidos para Nadal, con títulos en Monte Carlo y Barcelona. Para Murray, vuelven las buenas sensaciones después de un flojo paso por la gira previa de Indian Wells y Miami.

Imponente

Más tarde, turno de ver en cancha a un Djokovic también recuperado del paso en falso por Monte Carlo, con tres victorias claras en suelo español. El serbio, que ya logró cuatro títulos en esta temporada, entre los que se destacan el Abierto de Australia, Indian Wells y Miami, llegó a semifinales en 13 de los 14 últimos Masters 1000 que disputó.

En un arranque parejo, con el japonés teniendo sus chances, el serbio aprovechó la suya cerca del cierre del primer set, para llevárselo 6-3 en 41 minutos de juego.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus