Haxel Rubén Murillo
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ganó Saúl el “Canelo” Álvarez, cumplió los pronósticos, noqueó de forma espectacular, pero dejó demostrado que no es el súper boxeador que los mexicanos quisieran tener. Pasó apuros en los primeros 5 asaltos, sufrió por la movilidad constante de Amir Khan, quien no fue un blanco fijo, y utilizó ese jab de izquierda de forma incesante, manteniendo a distancia al mexicano.

Pero sacó Álvarez el arma que lo ha llevado hasta la cima del boxeo, su pegada, una derecha fulminante, y fin del combate. Más allá de eso, no vi un plus del mexicano, para mí sigue siendo un boxeador sin recursos, estático y sin ideas para taparles las salidas al rival. 

Álvarez vive un suplicio cuando los rivales se le mueven, sufrió con Floyd Mayweather, lo mismo pasó contra Erislandy Lara, pasó apuros contra Miguel Cotto, combate que en lo particular me pareció un robo al boricua, y la noche del sábado demostró que está lejos de convertirse en pugilista memorable.

La ventaja que tiene el “Canelo” es tener a un promotor como Óscar de la Hoya. Un histórico que lo ha sabido manejar de la forma correcta, explotando su imagen y nacionalidad. Álvarez es sinónimo de dinero, pero boxísticamente es un paquete inflado por De la Hoya. En la escasez que viven las 154 y 160 libras y el boxeo en general, el mexicano brilla sin ser una lumbrera, su pegada descomunal lo salva de los naufragios.

Ahora arrancarán las negociaciones para supuestamente enfrentar a Gennady Golovkin en septiembre. Álvarez, en un alarde de orgullo, reiteró que no le tiene miedo, pero eso no es lo que siente De la Hoya, quien es un manojo de nervio y miedo respecto a ese pleito y se ha encargado de poner un montón de excusas y condiciones, tratando de proteger a su peleador y afectar al kazajo.

Ante Golovkin no veo la manera en que pueda ganarle. Ese día será el fin del desengaño, sin recursos suficiente no tiene nada que hacer ante un tren arrollador.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus