•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El ítalo-suizo Gianni Infantino, presidente de la FIFA, hizo un breve acto de presencia en el 31 Congreso Ordinario de la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y del Caribe de Fútbol (Concacaf) en el que selló una simbólica alianza con el organismo.

“La Concacaf ha pasado por tiempos difíciles, igual que la FIFA. Tenemos que darle vuelta a la página”, dijo Infantino en su mensaje de ayer a los 41 representantes de la confederación reunidos en un hotel de la Ciudad de México.

“Respeto y unidad deben ser la clave para el trabajo”, expresó Infantino. “También ya estamos trabajando en la transparencia”.

La Concacaf, así como la Conmebol (Sudamérica), fue muy golpeada con el escándalo de corrupción del fútbol mundial que estalló en diciembre pasado y arrastró al expresidente de la FIFA, Joseph Blatter, antecesor de Infantino.

El actual presidente de la FIFA manifestó estar especialmente comprometido con las islas del Caribe. “Su pasión por el fútbol me ayudó a configurar mi programa de desarrollo para el fútbol”.

Infantino no quiso dar pormenores de este programa, pero aseguró que los anunciará hoy cuando se realice el 66 Congreso de la FIFA, también en la capital mexicana. Eso sí, les garantizó que “cuando yo prometo algo, cumplo y lo hago rapidito”.

En su mensaje, Infantino hizo a alusión al apoyo recibido de la confederación el pasado 26 de febrero cuando fue elegido presidente de la FIFA.

Antes de la intervención de Infantino, Justino Compeán, en su papel de vicepresidente de la Concacaf y de presidente honorario de la Federación Mexicana de Fútbol, manifestó su actitud de colaboración con la FIFA.

“En Concacaf fuimos los primeros en corregir nuestros estatutos después de la crisis de Zúrich”, dijo Compeán. “En los nuevos estatutos, la tolerancia es cero”.

Sin nombrar a Jack Warner y Jeffrey Webb, anteriores presidentes de la Concacaf, detenidos por actos de corrupción, Compeán señaló que “no podemos olvidar el daño que nos ha hecho mucha gente”. El vicepresidente de la Concacaf aseguró ante la atención de Infantino: “ya nos ganamos de nuevo el respeto de nuestros patrocinadores y socios comerciales” y se comprometió “a compartir los ingresos con todos”.

Antes de retirarse del Congreso de la Concacaf para seguir su agenda como presidente de la FIFA, Infantino señaló que Compeán “es una leyenda de fútbol” y le obsequió un simbólico banderín.

“Ahora te vamos a llamar Justino Campeón en vez de Compeán”, le dijo el suizo al mexicano y se retiró del lugar.

Ya sin Infantino, el Congreso de la Concacaf siguió y más tarde eligió a su nuevo presidente, el canadiense Victor Montagliani.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus