•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El beisbolista dominicano José Reyes, campocorto de los Rockies de Colorado, fue suspendido por 51 partidos sin paga bajo la política de combate a la violencia doméstica, recientemente adoptada por las Grandes Ligas.

La información fue suministrada por el comisionado de las Mayores, Rob Manfred, quien añadió que por ser la suspensión retroactiva al 23 de febrero, Reyes ya cumplió 34 de esos partidos de sanción desde que arrancó la temporada el pasado mes. El dominicano está habilitado para volver a jugar el 31 de mayo, pero su sanción le costará unos siete millones de dólares de su salario de 22 millones para la temporada de 2016.

Reyes, de 32 años, fue detenido el 31 de octubre en Maui, Hawaii, por un presunto incidente en un hotel donde él y su esposa Katherine se alojaban. La policía retiró los cargos porque su esposa se negó a cooperar. Pero la política de las Grandes Ligas permite a Manfred decretar una suspensión incluso si no hay un fallo de la justicia criminal en la materia.

Pidió perdón

“Quiero disculparme por todo lo que ha sucedido”, dijo Reyes en un comunicado. “Estoy feliz de poner todo esto en el pasado y volver a hacer lo que más me gusta, jugar beisbol”. “Mi esposa Katherine ha permanecido a mi lado a lo largo de todo y siempre estaré agradecido”, declaró Reyes, quien se perdió toda la pretemporada.

A partir del 1 de julio, el dominicano podrá seguir entrenando con el equipo y jugar algunos partidos en las ligas de desarrollo para trabajar en su forma física. El lanzador cubano Aroldis Chapman fue el primer sancionado bajo la nueva política de castigo a la violencia doméstica aprobada en agosto pasado por las Grandes Ligas.

Entonces, Manfred le impuso a Chapman una suspensión de 30 partidos, los que ya cumplió y le permitió incorporarse el lunes a su nuevo equipo de los Yankees de Nueva York.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus