•  |
  •  |
  • Edición Impresa

A una semana del inicio de Roland Garros, el británico Andy Murray, número 3 del ránking, confirmó sus progresos en tierra al imponerse ayer en la final del Torneo de Roma al serbio Novak Djokovic, N.1 mundial, por un doble 6-3. 

Murray, que festejaba su cumpleaños 29, ganó así su 12º título en Masters 1000 y el segundo en tierra batida tras el logrado en Madrid el año pasado.

Precisamente en la capital de España, hace una semana, ambos habían disputado la final del torneo, pero en ese caso la victoria cayó del lado del serbio, que se impuso por 6-2, 3-6 y 6-3.

Pero ayer, bajo una fina lluvia que cayó de manera constante, el escocés se mostró mucho más sólido que hace siete días y no dio opción a un Djokovic que parecía más cansado de lo habitual, tras haber tenido un camino hacia la final en el Foro Itálico bastante complicado.

Al serbio pareció faltarle gasolina después de dos duras batallas contra el español Rafael Nadal (dos horas y media el viernes) y el japonés Kei Nishikori (más de tres horas el sábado en semifinales).

“Tratas de tener pensamientos positivos para olvidarte del cansancio, pero siempre está ahí. He tenido una semana muy larga, sobre todo los dos últimos días”, declaró tras el partido el serbio.

El serbio se queja de la lluvia 

A Djokovic acabó por desquiciarle el clima. Con 4-3 en el segundo set, el número uno mundial espetó al juez de silla: “Hace una hora que llueve, amigo. ¡No quiero jugar más! ¿Cree que no hay consecuencias? ¿Piensa que las líneas no están resbaladizas? Alguien se va a lesionar”. Pero el árbitro consideró que la pista estaba apta para jugar.

Por entonces, el británico ya tenía un set y un ‘break’ de ventaja. Murray volvió a romper el servicio del rival, después de que Djokovic cometiese dos errores no forzados y una doble falta, y ya nada pudo frenarle.

El escocés remató el partido con un soberbio revés cuando el punto parecía tenerlo perdido.

  • 2 sets necesitó Andy Murray para superar al número uno del ATP Novak Djokovic en la final del Torneo de Roma.

El serbio se quedó así sin el triplete en Roma, después de sus victorias en 2014 y 2015. Por el contrario, es la primera victoria en la capital italiana para Murray, que de esta manera demuestra sus progresos realizados en tierra, donde ya había sido finalista en Madrid y semifinalista en Montecarlo.

“Nunca lo hubiese pensado, pero desde hace dos años, la tierra batida es quizá la superficie en la que he obtenido mejores resultados”, admitió Murray.

Una semana después de romper con su entrenadora, la francesa Amélie Mauresmo, Murray no ha perdido ni un solo set en Roma, basando su juego en un servicio muy efectivo, además de sus armas habituales, lo que hace del británico uno de los candidatos a la victoria en Roland Garros.

“Sé que Novak no ha jugado a su mejor nivel, pero para mí ha sido una súper semana aquí”, declaró el ganador. “Esto me da mucha confianza. Cada vez que ganas al mejor jugador del mundo es una gran victoria. Es una excelente preparación para Roland Garros”, añadió.

Por su parte, Djokovic reconoció los méritos de su rival: “Andy ha jugado a un gran nivel esta semana. Ha merecido ganar este torneo. Realmente ha progresado en tierra batida. Llega en gran forma a París”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus