Alejandro Sánchez S.
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Walter Ferretti y Real Estelí presentaron la cara más tímida de su futbol en el juego de ida de la final del torneo de Clausura. No hubo sinfonía, cual si se tratara de un encuentro de trámite, obviando que es preciso hacer goles para aspirar a la finalísima, que a la postre otorgará el cupo a Liga de Campeones de la Concacaf. El resultado estéril fue amargo, sin embargo, quedan noventa minutos adicionales para quae ambos clubes intenten hacerse daño. En la capital, los norteños hicieron poco por volver a casa con alguna ventaja, dejando a los rojinegros con la posibilidad de amargarles la existencia con cualquier empate a goles en el Independencia el próximo sábado.

La cuestión es que Estelí y Ferretti deben plantearse las opciones que les beneficien. José Valladares, estratega de los “Policías”, anticipó que “la final la jugaría con la cabeza”; y el 0-0, aunque no le arrebata el favoritismo a los estelianos, incrementa las posibilidades de que su equipo pueda dar la estocada como visitante. El estilo defensivo y apostar al contragolpe es una alternativa a la que optan varios equipos cuando se enfrentan a otro más compacto. Valladares salió ileso del Estadio Nacional, pero en Estelí es improbable que le pueda dar resultado repetir ese plan de juego.

Los norteños tienen una deuda que deben honrar. El fracaso del Apertura pasado todavía está fresco entre sus seguidores y la directiva. Con el cupo a “Concachampions” en riesgo, sería una debacle caer en casa contra Ferretti. Los rojiblancos deben arriesgar, tienen la obligación de hacerse sentir como locales. ¡Ojo! Sin parpadear en defensa. ¿A qué jugar? Otoniel Olivas y Valladares tendrán una semana para reflexionar y responderse tal interrogante. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus