•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En el mejor de sus tiempos –como diría Dickens–, en la edad de la sabiduría, en la época de las creencias, en la etapa de las esperanzas, Román “Chocolatito” González mostró ayer en Metrocentro, durante una actividad pública organizada por Rexona, uno de sus patrocinadores, un exuberante optimismo respecto a su futuro inmediato, dejando establecido que su próxima parada es la búsqueda de una cuarta corona y que prefiere al mexicano Carlos Cuadras, titular de las 115 libras en el campamento del CMB, que al japonés Naoya Inoue, pequeño rey de la OMB, a quien calificó como más peligroso por su juventud, poder de golpeo y capacidad de asimilación. 

¿Por qué ocultarse?

El ganador de tres coronas fue claro, no trató de ocultar su forma de pensar respecto a Cuadras e Inoue. Aplicó lo práctico: si tienes a Saúl Mamby disponible antes de ser destronado por Leroy Haley, ¿por qué meterse en las brasas con el temible Aaron Pryor? Fue una equivocación de Alexis Argüello, como escribió Enrique Armas en el semanario Deportes en aquel momento, hace más de 30 años y, obviamente, Román se inclina por lo más viable en persecución de más historia.

  • 45 victorias 38 por la vía del cloroformo, sin revés, es el balance del tricampeón mundial Román González en el profesionalismo.

“En la primera semana del mes de junio estaré viajando hacia Japón –posiblemente en compañía del Dr. Carlos Blandón– para negociar con Akihiko Honda la pelea con Cuadras”, dijo, dando la impresión que el proyecto era un hecho. De inmediato agregó que “la cacería” del campeón azteca del CMB en las 115 libras ya comenzó. “Estoy entrenando con anticipación, y voy a pisar el acelerador para alcanzar la plenitud antes de subir al ring a medirme con Cuadras”. Esta advertencia la hizo sonriendo, cobijado por la confianza.

Difícil volver a 112 

Aseguró Román que el CMB le facilitará una autorización para disputar el cinturón de las 115 libras sin abandonar el de 112, casillero que con esta determinación podría haber quedado atrás definitivamente para escapar a mayor presión de la báscula, algo que lo afectó en contundencia frente a McWilliams Arroyo. “Me mantengo en 122 libras y puedo seguir marcando 112”, confió, pero dando la impresión de estar enfocado más allá, consciente de las dificultades.

  • 35 triunfos 27 por la vía del nocaut, un empate, sin derrota, es el récord del mexicano Carlos “Príncipe” Cuadras en el pugilismo rentado.

Se le preguntó sobre el problema de enfrentar a rivales físicamente más fuertes, aunque es natural que su punch se va a incrementar de no perder velocidad de ejecución con sus golpes, lo que en el tránsito de tres libras, podría ser poco captable. Pienso que reduciendo el esfuerzo para registrar el peso, algo que siempre va a existir aún en las 115, “Chocolatito” podrá conseguir la suficiente conservación de energías para hacer sentir sus impactos. 

La pelea contra Cuadras puede ser fijada para el mes de septiembre, siempre como complemento de una de Golovkin, quizás –aunque yo no lo entienda– contra Miguel Cotto. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus