•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Sevilla se confirmó como rey absoluto de la Europa League tras derrotar 3-1 al Liverpool, ayer en la final de Basilea, logrando así un histórico quinto título en esta competición y el tercero de manera consecutiva.

Daniel Sturridge abrió el marcador en el minuto 35 para el Liverpool, pero el Sevilla remontó en la segunda parte con un temprano gol del francés Kevin Gameiro (46) y un doblete del capitán Coke Andújar (64, 70), que fue elegido además el mejor de la final.

Los anteriores títulos del Sevilla en la Europa League se dieron en la última década, en 2006, 2007, 2014 y 2015. Con sus cinco coronas se destaca en el palmarés del torneo, sacando ya dos a los equipos empatados en el segundo puesto (Juventus, Inter de Milán y Liverpool), que llevan 3.

El título tiene además un premio añadido para el Sevilla: un billete para la fase de grupos de la próxima Liga de Campeones. Había quedado séptimo en la Liga española y solo había conseguido por lo tanto plaza para la próxima Europa League.

“Los sevillistas queremos esta competición. Llegamos a quererla tanto, a desearla tanto, que la encontramos. La Champions es una oportunidad para crecer”, declaró el entrenador Unai Emery.

No tendrá tiempo el Sevilla para muchas celebraciones, ya que el domingo disputará en Madrid otra final, la de la Copa del Rey, contra el Barcelona.

Para el Liverpool, este revés supone un duro golpe, ya que continuará con su sequía de títulos, que dura desde la Copa de la Liga de 2012.

Pero sobre todo, queda fuera de las competiciones europeas de la próxima temporada, ya que se lo jugaba a todo o nada, después de haber podido quedar solo octavo en la Premier League y fuera por lo tanto de los puestos clasificatorios para la próxima Europa League.

“Tenemos jugadores jóvenes, vamos a jugar más finales. Vamos a aprender y a aprovechar la experiencia”, prometió el técnico alemán del Liverpool, Jürgen Klopp.

Impresionante reacción 

Todo ello en un partido con dos partes totalmente diferentes y en la que el Sevilla no empezó bien.

La primera gran ocasión llegó en el 11, un centro de Nathaniel Clyne encontró la cabeza de Daniel Sturridge, pero el defensor portugués Daniel Carriço pudo salvar casi sobre la línea.

Tras una corta tregua, el Liverpool volvió a helar la sangre de los sevillistas en el 25 con un pase entre líneas de Adam Lallana para Sturridge, pero Soria se adelantó en el mano a mano y bloqueó bien el disparo del inglés.

  • 5 títulos de Europa League acumula el Sevilla, que ayer conquistó su tercero de forma consecutiva.

La única realmente peligrosa del Sevilla en la primera parte la tuvo Gameiro (32) con una chilena que se perdió fuera por muy poco.

El Liverpool y Sturridge tuvieron premio a su insistencia cuando el atacante ‘red’ recibió casi en la frontal del área y con el exterior envió un disparo cruzado que fue imparable para Soria (1-0, 35).

Antes de su gran primera parte, el Liverpool pudo sumar de nuevo en el 37, con un tiro de Lallana desviado a saque de esquina por Carriço, y con un tanto anulado (39) al Liverpool por fuera de juego de Sturridge.

La situación parecía muy preocupante para el Sevilla tras su mala primera parte, pero el equipo resucitó de golpe justo tras el descanso, cuando una gran jugada del brasileño Mariano por el lateral terminó en un pase para que Gameiro firmara su octavo gol de esta edición y el 1-1 en el 46.

El propio Gameiro perdonó luego en dos ocasiones, primero en un mano a mano en el 48, que el defensa Kolo Touré bloqueó en el último momento, y luego en el 60 con un golpeo en semifallo que salvó el portero Simon Mignolet.

Pero el vendaval andaluz continuó y el segundo llegó en el 64, cuando Vitolo consiguió meter el balón entre las piernas de James Milner y Coke Andújar apareció para enviar un certero disparo con el interior, que se alojó en la red inglesa.

La sentencia definitiva llegó en el 70, cuando el argentino Éver Banega envió un pase que cortó el brasileño Coutinho, pero el balón terminó rebotado en las botas de Coke, que firmó el 3-1, validado por el árbitro, pese a que su asistente había levantado el banderín, lo que generó un momento de confusión.

Fue el hundimiento total del Liverpool, donde solo un disparo alto de Coutinho (80) hizo soñar con una reacción que nunca llegó.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus