•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cheslor Cuthbert y Juan Carlos Ramírez, probablemente no duerman tranquilos, pese a estar en la cima del beisbol, las Grandes Ligas. El primero, pensando en el retorno inminente del tercera base titular de los Reales de Kansas City, Mike Moustakas, mientras que el segundo, meditando en su situación como relevista de los Rojos de Cincinnati, sobre todo porque no ha sido categórico en sus relevos, sino inconsistente.

Desde el arranque de la temporada se mantuvo la certeza que ambos volverían al mejor beisbol del mundo, de eso no había dudas. Lo que siempre permaneció en el frasco de la incertidumbre fue la permanencia de los dos con sus respectivos equipos. En el tablero de las consideraciones siempre apareció con mayores posibilidades Juan Carlos Ramírez, por una razón obvia: el frágil bullpen de su equipo. Pese a esto, el meteórico lanzador no ha logrado mostrarse convincente, atravesando peligrosamente el valle de la inestabilidad. 

Desde su debut el 22 de abril, JC ha participado en 22 juegos, lanzando 16 entradas completas, en las cuales ha permitido nueve carreras y acumula efectividad de 4.50. Tiene balance de 1-2 y ha logrado sostener ventaja en un juego. No son estadísticas alentadoras, al contrario, son cifras que deben empujar a Ramírez a buscar una mejoría con urgencia. 

El hecho que la mayoría de los lanzadores de Cincinnatti estén pasando por un mal momento, es un factor que debe aprovechar para sobresalir, evitando contagiarse de ese mal que agobia al bullpen de los Rojos. Es muy probable que se mantenga en el Big Show, para ello necesita enderezarse pronto, seguir lanzando fuerte y lograr mayor dominio de la zona de strike.

Moustakas es el problema

Cheslor estaría tranquilo, si no fuera por la presencia de Mike Moustakas. El muchacho ha confirmado, en 12 juegos esta temporada, que ha madurado lo suficiente para estar en Grandes Ligas. Ha exhibido una gran capacidad defensiva, destacándose con jugadas de fantasía. Ha demostrado haber hecho los ajustes necesarios para mejorar su tacto, logrando una buena racha de partidos consecutivos conectando imparables. Es cierto, en algunos desafíos se ha ido en blanco, pero eso es normal, les sucede a las grandes figuras también. No es ese el inconveniente, el problema es Mike Moustakas, ese antesalista de gran calidad que podría volver, ya recuperado de su lesión, el próximo fin de semana. Entonces, ¿qué pasará con Cheslor?

Se ha mencionado la posibilidad de ponerlo en la segunda base, posición en la que estuvo haciendo prácticas recientemente, para alternarlo con Omar Infante.  Es una probabilidad, como también lo es la idea de que puede alternarse como bateador designado con Kendrys Morales, quien actualmente batea para .195. En medio de la incertidumbre, su buena actuación, parece ser un factor esperanzador para Cheslor.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus