•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Qué difícil es considerar que el Walter Ferretti pueda allanar el Estadio Independencia y dejar al Real Estelí con las manos vacías; cuando los norteños han tenido una campaña deslumbrante; contrario a su rival que sufrió “In Extremis” para alcanzar la final del torneo de Clausura de Futbol de Primera División.

El “Tren del Norte” dejó en el olvido aquel fracaso que sufrió en el Apertura pasado; eliminado en semifinales por los Caciques del Diriangén; por si fuera poco, en casa. Esta vez no está dispuesto a dar tregua, con el impulso de jugar ante su afición y la premisa de celebrar un título más ante su acérrimo rival en los últimos ocho años, saldrá a dejar el alma en el campo.

Esta noche (7:00), Estelí y Ferretti se juegan la temporada en el partido de vuelta de la final; con la posibilidad de disputar la próxima edición de la Liga de Campeones de la Concacaf, aunque antes; el campeón del Clausura, tendrá que enfrentar en una finalísima a la UNAN–Managua, monarca del Apertura. Menos que el primer lugar, todo sería un rotundo fracaso para cualquier institución.

Los rojiblancos apuestan a la inspiración de su tridente ofensivo integrado por Luis Manuel Galeano; máximo goleador del Clausura con 13 tantos, Samuel Wilson y Carlos Chavarría, el último de estos con el principal interés de darle un campeonato a los estelianos, antes de viajar a España para probarse con el Club Deportivo Leganés, de la Segunda División.

En el duelo de ida el tridente se mostró desconectado, el 0-0 dejó con grandes posibilidades al Ferretti de lograr un resultado positivo en condición de visitante; y los obliga a definir en casa si no quieren pasar apuros. Las probabilidades de que Chavarría, Galeano, Wilson y compañía no sean influyentes como locales son escasas, si hay un terreno en el que suelen brillar ese es el Independencia.

El técnico del conjunto norteño, Otoniel Olivas; considera que el planteamiento de su equipo, en comparación al juego de ida, será más abierto para buscar profundidad en ataque; aunque consciente que debe ser prudente en defensa para evitar ser sorprendido.

“Buscaremos tener la posesión del balón, en la medida que nos apropiemos de la pelota podremos crear opciones para gol. Eso sí, necesitamos tener mayor claridad ofensiva, lo cual está ligado a la buena distribución de los pases y la efectividad de los delanteros frente al marco rival, eso nos faltó en el juego de ida”, dijo el timonel, quien a su vez reconoció que dispone de plantel completo para el encuentro de esta noche.  

“Recuperamos a Manuel Rosas y echaremos mano de cualquier jugador que pueda aportar al resultado que buscamos. Tenemos a Rúdel Calero, Norfrank Lazo, Elvis Pinell, Leandro Da Cruz y otros que están preparados para jugar”, dijo Olivas, quien en la ida hizo ingresar en las postrimerías del partido a Calero, uno de los atacantes más incidentes en los duelos contra Ferretti.

Rojinegros amenazan

Del lado del Ferretti, Javier Dolmus, Raúl Leguías, Eulises Pavón y demás; tienen frente a ellos el gran reto de concretar las posibilidades que se les presenten, para optar por segundo año consecutivo a pelear el cupo a “Concachampions”. La gran diferencia entre estelianos y capitalinos es que los “Policías” se muestran más limitados en ataque y la defensa norteña se planta como un verdadero cerrojo.

“Una golondrina no hace verano”, reza una frase popular; así es como lució Pavón en el Estadio Nacional, condenado a pelear contra la zaga norteña sin un acompañante con quién apoyarse. Sorprendió el timonel José Valladares al dejar en la banca a Leguías; lo más probable es que esta noche lo use como pareja de ataque de Pavón.

Mientras Estelí se encomienda a la eficacia de sus atacantes, Ferretti lo hace en la seguridad de sus defensores. La inspiración de Jason Casco; convertido en un sabueso cortando cada jugada de peligro, la precisión de Allan Gutiérrez, Donald Parrales, Manuel Gutiérrez y compañía, será clave en las pretensiones del club capitalino; en la calidad de sus intervenciones descansan las esperanzas de Valladares.

La moneda está tirada al aire, ambos equipos tuvieron una semana para replantearse el sistema adecuado que deben utilizar en el juego de hoy. El margen de error debe ser nulo, cualquier detalle mínimo cuenta para decidir quién levantará el título del Clausura y por ende, quién retará a los universitarios en la finalísima. ¡Ojalá esta noche seamos testigos de un buen espectáculo futbolístico!.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus