•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuando los mejores se juntan lo más probable es que todo salga bien. Aparecieron Luis Manuel Galeano, Samuel Wilson, Carlos Chavarría y el Real Estelí fue ese “Tren Bala” imparable, haciéndose respetar en casa, absorbiendo la energía que le transmitía su afición para establecer su sistema y quedarse con el título de campeón del Torneo de Clausura de la Primera División, gracias a una ajustada victoria por 1-0 sobre el Walter Ferretti.

“Chava”, ese nueve norteño que casi siempre sabe qué hacer con el balón estando frente al marco rival; dio la impresión que danzaba sobre el césped en cada desborde, moviéndose entre líneas buscando espacios vacíos para sorprender a la zaga del Ferretti. El Estelí intentó desde el arranque del encuentro hacerse sentir en el marcador, presionando en las salidas y mandando balones envenenados al área que resguardaba Denis “Pulpo” Espinoza.

En ese ejercicio, cuando apenas corría el minuto 9; Chavarría hizo alarde de su efectividad y frialdad para definir, en un contragolpe iniciado por una mala entrega del balón por parte de Yader Balladares, tras un tiro de esquina; que acabó en los pies de Christiano Da Lima; quien a su vez asistió a “Chava” y tras quitarse a Jason Casco encaró a Espinoza y sacó un disparo rasante pegado al poste izquierdo para establecer el 1-0.

El Estadio Independencia estalló de algarabía, el jugador de mayor forma del equipo esteliano se hizo sentir para darle calma a los suyos y obligar a los capitalinos a adelantar líneas y abrir espacios para intentar igualar las acciones; lo cual era un  arma de doble filo. Estelí continuó dominando las acciones, aprovechando la posesión del balón, sin embargo, no lograba claridad en el último toque.

Los locales tuvieron oportunidad de hacer mayor daño en la cabaña rojinegra, luego que Allan Gutiérrez cometiera una mano al borde del área, que a su vez cobró Samuel Wilson (12’), pero estrelló el balón en la barrera. Siete minutos después; Rúdel Calero tuvo la última acción clara del primer tiempo, cabeceando un balón que mandó Wilson desde la izquierda, pero el remate se fue desviado rozando el poste derecho.

Variantes

El técnico de los rojinegros no esperó a que el partido se hiciera viejo y realizó los cambios de vestidor, ingresando a Raúl Leguías, en lugar del inadvertido Javier Dolmus y Mario Girón por Gerardo Arce. La presencia del 7 capitalino resultó positiva para los “Policías”, que encontraron mayor profundidad y generaron mayores opciones de gol.

Bernardo Laureiro, el orquestador del Ferretti durante todo el Clausura, insistió enviando balones al área que cuidaba Henry Maradiaga; sin embargo, la zaga rojinegra estableció su estricto esquema de relevos para ganar los esféricos divididos y para alejar cualquier peligro de su perímetro.

Manuel “Pataqui” Gutiérrez despertó en el tiempo agregado y realizó cualquier cantidad de desbordes superando en reiteradas ocasiones a Francisco Paz, pero, como en casi todo el partido, no hubo un jugador capitalino que llegara a rematar los centros que mandaban los carrileros.

Rodrigo Valiente asustó a Maradiaga al minuto 76, tras sacar un remate desde fuera del área, que pasó cerca del poste izquierdo; pero más clara fue la acción de David Lazari, quien en cobro de tiro libre estrelló el balón en el poste derecho del marco que defendía el “Pulpo”, que únicamente observó con incredulidad cómo se salvaba del 2-0.

El último cuarto de juego fue un dolor de cabeza para los norteños; como pocas veces ocurre, el “Tren del Norte” se metió a su zona defensiva, arrinconado ante la presión del Ferretti, que no encontró la fórmula para tumbar esa muralla defensiva norteña.

Chavarría; que próximamente se probará con el Club Deportivo Leganés, de la Segunda División de España; le dio el título del Clausura al Real Estelí y la oportunidad de disputar la finalísima contra la UNAN–Managua, campeón del Apertura, para definir al representante de Nicaragua en la venidera Liga de Campeones de la Concacaf.

La devoción es la puerta de la llave que encierra los sueños; y la fanaticada esteliana la tuvo de sobra; con esa fórmula y la inspiración del “Niño Mágico” de Estelí, el “Tren” presume de haber sido el equipo más consistente del campeonato y ahora amenaza con volver a la “Concachampions”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus