•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El regreso de Mike Moustakas al equipo de Kansas, tras recuperarse de una lesión, propició lo que pocos deseaban, el retorno del nicaragüense Cheslor Cuthbert al circuito Triple A. La decisión de Ned Yost, el timonel de los Reales, fue la que cualquier otro mánager habría tomado en su lugar.

Cuthbert, un jovencito de 23 años, tiene los elementos necesarios para ser considerado a corto plazo como un Grandes Ligas. Su rápido ascenso desde que debutó la temporada pasada, participando en 19 partidos y la evolución que mostró durante 13 encuentros esta campaña, lo perfilan como un elemento de interés para el equipo grande de Kansas.

Pero debe estar consciente de algo, la paciencia debe ser su mayor virtud. Para lograr ese salto estable en el Big Show, Cuthbert necesita terminar de convencer a Yost de que sus acciones no son impulsadas por el éxtasis de estar en un escenario repleto de estrellas, de que tiene el grado de madurez suficiente para decidir cómo y cuándo hacer un swing, correr las bases y hacer una asistencia; los mínimos detalles cuentan.

Pero también tiene que estar claro de algo, Moustakas se ganó un puesto, como él lo intenta hacer ahora. Su momento llegará, más tarde que temprano, llegará. Es tiempo de seguir batallando, entrenando fuerte e impactando en el equipo de Omaha. ¡Paciencia, Cheslor!

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus