•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tras perder siete de sus últimos ocho juegos, los Indios del Bóer se han convertido en fieles visitantes del muro de las lamentaciones, donde, con el orgullo agujereado por las pérdidas de las dos últimas series ante la Costa Caribe y Rivas, golpean sus cabezas en busca de una respuesta a la debacle de los dos últimos fines de semana, que a pesar de no hacerlos descender del primer lugar del Grupo B, sí ha hecho que las alarmas de preocupación se enciendan.

En la actual temporada del Campeonato de Beisbol Superior Germán Pomares Ordóñez, no se había visto al Bóer tan golpeado como ahora, al contrario se le había visto salir siempre airoso, exhibiendo un gran dominio sobre sus rivales. Sin embargo, tras ganarle el primer juego a la Costa Caribe perdió los tres siguientes. Recientemente ante un Rivas que llegaba con balance de 20-20 y ante el cual era favorito para ganar la serie y recuperarse de las derrotas sufridas ante los caribeños, terminó siendo vencido en cuatro juegos.

Fatal picheo

En los últimos 8 desafíos, la Tribu recibe un total de 50 carreras, para un promedio de más de seis carreras por juego, y anota 33 en la misma cantidad de encuentros, para un promedio de anotaciones superior a cuatro. Imposible progresar cuando permite más de lo que produce. Ese ha sido el problema del Bóer; el derrumbe de su picheo. 

Los lanzadores de la Tribu permitieron cinco o más carreras en seis de los últimos ocho juegos, en los otros dos solamente permitieron una anotación. En el primero, vencieron a las Costa Caribe 5-1  y en el segundo perdieron 1-0 ante Rivas.

El mal momento del Bóer incluye una blanqueada a manos de Marlon Altamirano y Douglas Solís, así como dos derrotas en las que sus rivales le fabricaron 10 o más carreras. El problema ha sido el picheo, pues el bateo ha logrado producir lo suficiente para ganar. En 7 de los últimos 8 encuentros, la ofensiva capitalina anotó tres o más carreras, incluyendo dos juegos de cinco, uno de 7 y otro de 9. De nada ha servido, pues la rotación y el bullpen de la Tribu no han funcionado. 

Es preocupante la situación de los Indios, que pese al derrumbe de los últimos dos fines de semana se mantienen en el primer lugar del Grupo B con balance de 30-14, seis juegos por encima de su más cercano perseguidor, Chinandega, que acumula 24-20. El mal momento del Bóer puede finalizar a partir de mañana, cuando empiece serie contra Boaco, el último lugar del Grupo A con 18 victorias y 26 derrotas. Al menos, en teoría, eso debería pasar.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus