•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cheslor Cuthbert sigue batallando para convencer de su utilidad a los Reales de Kansas City, aunque sin impresionar con su ofensiva, como ayer, cuando bateó un imparable en cuatro turnos en el juego que los Reales de Kansas City vencieron 7-4 a los Gemelos de Minnesota. El nica anotó una carrera y mantuvo su promedio en .255.

Cheslor llegó al cajón de bateo por primera vez en el segundo episodio, cuando los Reales de Kansas City estaban arriba en el marcador 2-0. El abridor de Minnesota, Ervin Santana, lo puso en conteo de dos bolas malas sin strike, panorama ante el cual Cuthbert decidió hacerle swing a una bola rápida de cuatro costuras que alcanzó las 91 millas por hora (mph), sacando un elevado por el jardín derecho. Quizá Cheslor se precipitó, quizá debió esperar, sobre todo cuando enfrente tenía a un lanzador que presentaba un cartel que decía: “Estoy vulnerable, aprovéchenme”, pues venía de darle base por bolas a Kendrys Morales, de recibir jonrón de Salvador Pérez e imparable de Paulo Orlando, sin poder sacar ningún out. Sin embargo, el nica consideró que ese era su lanzamiento.

En su segunda aparición, el pinolero fue uno de los protagonistas del rally de tres carreras de los Reales, pues conectó su imparable 14 de la actual campaña, avanzó a segunda base gracias a un lanzamiento descontrolado de Santana, en la misma jugada llegó a la antesala por un tiro erróneo del cácher y anotó por imparable de Alcides Escobar.

Cuthbert volvió al cajón de bateo en la quinta entrada, misma en la que, con un out en la pizarra, los Reales amenazaban con ampliar la ventaja, sin embargo, con dos corredores sobre las colchonetas, Cheslor bateó una rola de frente al relevista Michael Tonkin, facilitándole a los Gemelos la realización de una jugada de doble matanza que acabó con la amenaza de Kansas.

El nicaragüense, que el pasado lunes fue ascendido al equipo grande por segunda vez en esta temporada, terminó su actuación ante Minnesota fallando en una rola al campo corto.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus