•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El fantasma de la derrota fue espantado por los Indios del Bóer, luego de vencer 11-6 a los Productores de Boaco ayer, pero no pasó lo mismo con el fantasma del picheo vacilante e inestable, pues por séptima vez en los últimos nueve juegos, los lanzadores de la Tribu permitieron más de cinco carreras, y volvieron a ser rescatados del fracaso por el oportuno accionar de los bateadores, que se desbordaron conectando cuatro cuadrangulares, entre ellos uno con las bases llenas de Juan Carlos Urbina.

No fue necesario esperar mucho tiempo para que el bateo del Bóer se hiciera sentir y extendiera su buen momento.

En tan solo la primera entrada, Javier Robles conectó un sencillo y fue remolcado por Edgar Montiel, quien conectó su tercer cuadrangular de la temporada. Acto seguido, Juan Carlos Urbina ligó un imparable y anotó gracias a inmenso vuelacerca de Janior Montes, su quinto de la actual campaña, poniendo el marcador 4-0. Luego, Winston Dávila pegó hit y explotó al abridor Jhonny Espinoza, un zurdo que llegó con balance de 0-3 y efectividad de 6.55. Tras la salida de Espinoza, los Indios no pudieron seguir con su desborde ofensivo ante el relevista Marcos Valle.

Ese terrible mal

La ventaja conseguida, parecía suficiente para que el abridor de la Tribu, Fulvio Delgado, laborara con serenidad y dominio, sobre todo porque tendría enfrente a un equipo que, colectivamente, bateaba para .253 antes del inicio del juego. Sin embargo, el muchacho se derrumbó ruidosamente y fue atacado sin misericordia por los boaqueños. Cinco imparables, un error del antesalista y un golpe le permitieron a Boaco darle vuelta al marcador 5-4. Delgado fue explotado y en su lugar entró Berman Conde, quien sacó el último out, acabando con el sufrimiento del Bóer, que volvió a ser víctima de ese terrible mal que afecta a su desorientado picheo.

En la parte alta de la quinta entrada, los Indios empataron el juego y en la apertura del sexto se fueron arriba 6-5 gracias a un kilométrico cuadrangular de Jordan Pavón, quien llegó a 12 jonrones en el actual torneo, empatado con el chinandegano Jem Argeñal. Este ataque capitalino propició la salida de Marcos Valle, quien fue sustituido por Odell Oporta. El daño de la Tribu pudo ser mayor, pero Juan Carlos Urbina falló con las bases llenas.

¡Bendita ofensiva!

En el cierre de la séptima entrada, la aguerrida ofensiva de Boaco volvió al ataque y lograron anotar la carrera del empate, además de motivar la salida de Berman Conde, quien fue relevado por Francisco Casaya.

Sin embargo, ante el constante flaqueo del picheo capitalino, volvió a aparecer la ofensiva oportuna del equipo que dirige Ronald Tiffer, manager seguramente muy preocupado por el pobre accionar de sus lanzadores, algo que se ha convertido en una costumbre preocupante en el Bóer. Con las bases llenas, Juan Carlos Urbina no falló y se vistió de héroe conectando un inmenso vuelacerca por el jardín izquierdo, que le permitió a los Indios establecer el marcador definitivo de 11-6.   

En su última oportunidad, los Productores intentaron hacer reaccionar, pero el triple del emergente Cristian Luna, fue el único daño que hicieron, quedándose cortos en sus pretensiones de lograr la hazaña de darle vuelta al marcador. Triunfó el Bóer, pero queda la sensación de que su picheo deb

e mejorar con urgencia, porque un equipo no solamente puede depender de la explosividad de su bateo. Tiffer lo sabe.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus