•   Milán, Italia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Zinedine Zidane ha ganado dos Ligas de Campeones con el Real Madrid, una como jugador (2002) y otra como ayudante de Carlo Ancelotti (2014), y el sábado puede ganar una tercera, la primera como entrenador titular. Pero también sabe lo que es perder una final de Champions contra el equipo blanco.

'Zizou' fue víctima de las urgencias de la 'Séptima'.

Desde 1966 y su sexto título, el Real Madrid perseguía de forma obsesiva reconquistar el trono de Europa y generaciones y generaciones de grandes futbolistas se estrellaron una y otra vez ante un objetivo que se acabó convirtiendo en trauma.

Se había perdido la única final a la que se había llegado en esa travesía por el desierto, en París en 1981 ante el Liverpool. Hasta que el Real Madrid alcanzó de nuevo la final en la temporada 1997-1998.

El rival en el Ámsterdam Arena era la Juventus, el 20 de mayo de 1998.

La estrella de los 'bianconeri' era el francés Zinedine Zidane, que poco después iba a coronarse como el mejor del planeta guiando a su selección nacional al título mundial en su propio país.

Pero aquella noche en Holanda, a Zidane le tocó vivir la cara más amarga del fútbol.

Su equipo, entrenador por Marcello Lippi, no había tenido grandes obstáculos para alcanzar la final (Dinamo de Kiev en cuartos, Mónaco en semifinales), pero parecía con muchos argumentos para proclamarse campeón.

La 'Juve' había ganado el título europeo dos años antes, en 1996, y en 1997, en la primera temporada de Zidane en Turín, había caído en la final contra el Borussia Dortmund alemán, por lo que llegaba con hambre de título.

Junto a Zidane formaban parte de aquel equipo figuras de la talla de Alessandro Del Piero, 'Pippo' Inzaghi, Didier Deschamps, Edgar Davids o Paolo Montero.

Zidane empezó perfecto, con un cuarto de hora de gran inspiración, que poco a poco fue rebajando por el buen trabajo del Real Madrid en el centro del campo, principalmente con el argentino Fernando Redondo.

En el minuto 67, un rechace en el área quedó en las botas del brasileño Roberto Carlos, cuyo tiro salió rebotado hacia el montenegrino Pedja Mijatovic, que recortó al arquero Angelo Peruzzi y terminó marcando un gol para la historia.

La Juventus, el equipo más prestigioso del momento, queda finalmente derrotado en aquella final en Ámsterdam.

Zidane había llegado a Turín justo después del triunfo del equipo en la Liga de Campeones de 1996 y la de 1998 fue la segunda final continental que perdió con la Juventus.

Tuvo que esperar hasta 2002, cuando vestía los colores del Real Madrid, para lograr la que fue su única Champions League como jugador.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus