•   Milán  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Cuando Saúl Ñíguez consiguió su gol ante el Bayern de Múnich en la ida de semifinales de la Liga de Campeones, que terminó siendo clave para la clasificación del Atlético, quizás se acordó por un momento de lo mal que lo pasó durante su corta etapa en la cantera del Real Madrid, el rival del sábado en la final europea.

Saúl es una de las perlas del Atlético, pero sus primeros colores cuando abandonó siendo un niño su Elche natal fueron los del Real Madrid, con los que probó sin mucho éxito cuando tenía 8 años y con quien luego tuvo la oportunidad de incorporarse a la cantera del equipo con 11, pero la historia no tuvo precisamente un final feliz.

Al gran cambio que vivió a una edad tan temprana se sumó un episodio de acoso y derribo que él mismo explicó años después.

"Pasaron cosas extradeportivas. Lo deportivo iba bien, pero fueron esas cosas extradeportivas que no podía vivir un chico de 11 o 12 años", explicó sobre por qué abandonó el Real Madrid, en una entrevista con el diario El Mundo el pasado mes de febrero.

"Me robaban botas, comida, me pusieron un castigo de no poder pisar Valdebebas (centro de entrenamiento del club) durante dos semanas por cosas que yo no había hecho... Le pasaron una carta al entrenador (con ataques al técnico) diciendo que era yo quien la había escrito... Yo dije que no había sido porque realmente no había sido yo", explicó.

Abandonó el Real Madrid para escapar de esa situación de acoso y, tras un primer momento de incertidumbre, el entrenador Pepe Fernández acudió entonces a su rescate y le ofreció pasar a la cantera del Atlético, donde entró con 13 años y donde sí encontró las condiciones para seguir soñando con ser futbolista.

Despuntó desde pronto y fue incluido en las diferentes selecciones españolas juveniles. Con el primer equipo del Atlético debutó en marzo de 2012 en un partido de la Europa League contra el Besiktas turco. Ese mismo año ganó la Eurocopa Sub-19 con la 'Rojita'.

Desde entonces estuvo alternando entrenamientos con el primer equipo y con el filial. Su debut en la primera división llegó en abril de 2013, en la victoria por 2 a 1 en el campo de Sevilla.

Al término de esa temporada, Saúl contaba en su palmarés con los títulos de la Europa League de 2012 y de la Copa del Rey de 2013, pero su aportación a lo largo de esos torneos había sido testimonial. Necesitaba más minutos de juego para seguir curtiéndose y la temporada 2013-2014 la pasó en préstamo en el Rayo Vallecano.

En noviembre de 2013 logró su primer gol en la primera división y fue uno de los jugadores importantes para que el Rayo lograra la permanencia en la élite esa temporada.

Carrera en auge

Avalado por ese buen año, regresó al Vicente Calderón, fue titular ya en uno de los partidos de la Supercopa de España ganada por el Atlético al Real Madrid y en septiembre de 2014 conseguía su primer gol con los rojiblancos en la primera división.

Desde entonces, Saúl se ha consolidado como uno de los jugadores de confianza de Diego Simeone en el conjunto 'colchonero' y el gol al Bayern en la ida de las semifinales (1-0) fue determinante para la clasificación (victoria 2-1 de los alemanes en la vuelta) a la final de Milán.

Saúl recibió fuera del área, se coló entre cuatro rivales, se adentró en el área y envió un toque sutil entre dos defensores, que entró pegado al palo. Un prodigio de técnica que dio la vuelta al mundo y que le hizo ganarse grandes elogios.

"El gol de Saúl fue uno de los mejores en esta edición de la Champions League: técnica, velocidad y elegancia", escribió el mítico Lothar Matthaus en Twitter.

Una semana después, Saúl renovaba hasta junio de 2020 su contrato con el Atlético. La final del sábado ante su exequipo puede culminar su gran año.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus