•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un año después del comienzo del denominado Fifagate, el escándalo de corrupción que ha dinamitado la estructura del futbol mundial, los acusados por la justicia estadounidense aún están pendientes de sentencia, con 17 detenidos que se han declarado culpables, nueve que no han admitido los cargos, más otros ocho acusados pendientes de extradición.

El 27 de mayo de 2015, la justicia estadounidense presentó cargos contra 9 directivos de la FIFA y cinco empresarios relacionados con el organismo, con buena parte de ellos arrestados ese mismo día en un hotel de Zúrich, donde el máximo organismo del futbol celebraba su congreso anual.

Ahí, Julio Rocha, expresidente de la Federación Nicaragüense de Futbol (Fenifut), fue aprendido y encarcelado. Apenas hace un par de semanas fue extraditado a Estados Unidos y está pendiente de enfrentar un juicio en el que deberá responder por los delitos de lavado de dinero y enriquecimiento ilícito. Hoy, un año después de su detención, Rocha permanece en libertad vigilada, pero en una carrera contra reloj antes de pasar por la corte.   

A día de hoy, un total de 17 personas se han declarado culpables y se han comprometido a pagar a EE.UU. millones de dólares. Tal es el caso de Rocha, quien obtuvo libertad bajo fianza de 1.5 millones de dólares. El magistrado Robert Levy, de los tribunales federales de Brooklyn, otorgó el arresto domiciliario a Rocha a cambio de la suma millonaria.

El acusado fue extraditado de Zúrich a Nueva York desde el pasado 18 de mayo y el este miércoles tendría que estar en el sur del distrito de Florida, donde debería residir, estando bajo monitoreo electrónico permanente. El lunes, seis personas cercanas al exdirigente del futbol de Nicaragua debían firmar un documento formal comprometiéndose a cancelar la fianza impuesta a Rocha.

El próximo 3 de agosto, todos los exfuncionarios arrestados por el escándalo del Fifagate están convocados a una audiencia en el tribunal federal de Nueva York que se encarga del caso, en la que se analizará el calendario del proceso. La fiscalía ha solicitado iniciar formalmente el juicio en febrero del próximo año, pero la defensa de varios de los sospechosos ha solicitado más tiempo para prepararse y poder analizar los millones de páginas de documentos recopilados como pruebas en la investigación.

LOS SEÑALAMIENTOS

Rocha, quien al momento del arresto fungía como director de la Oficina de Desarrollo para países de habla hispana de la Confederación de Futbol de América del Norte, de América Central y del Caribe (Concacaf), enfrenta cargos por  conspiración y extorsión, conspiración fraudulenta, transferencia de dinero que tiene como origen el soborno y lavado de dinero; delitos que habría cometido cuando fungió como presidente de Fenifut.

La acusación detalla que Rocha estuvo involucrado en dos transacciones de dinero, una por US$150,000 a su nombre —realizada el 27 de mayo de 2011—, y otra por US$88,000 a título de la Fenifut, registrada el 17 de abril de ese mismo año. La justicia federal de Nueva York señala que los siete detenidos en Zúrich presuntamente recibieron dinero de representantes de medios deportivos y de empresas comerciales, con las que formaron una red de corrupción que permitió el pago de más de cien millones de dólares en sobornos. Las empresas involucradas en el escándalo habrían dado dinero a cambio de obtener los derechos de difusión, comercialización y patrocinio de torneos de futbol en Estados Unidos y en América Latina, refiere la acusación.

Según la justicia estadounidense, estos actos de corrupción fueron gestados en su país y se realizaron mediante transferencias financieras tramitadas por bancos estadounidenses.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus