•  |
  •  |
  • Edición Impresa

1956 en París

Real Madrid-Stade de Reims (4-3): La primera final de la historia coronó al equipo español, que posee ahora el récord de títulos (10). Stade de Reims resistió la primera mitad a los ‘merengues’ cuando iban ganando por 2-0. Pero, guiada por Alfredo di Stéfano, la máquina madrileña fue imparable y ganó el primero de sus cinco trofeos consecutivos.

1960 en Glasgow

Real Madrid-Eintracht Fráncfort (7-3): Quinto triunfo consecutivo del Real Madrid, al término de la final más prolífica de la historia (10 goles). El dúo mítico Di Stéfano-Ferenc Puskas está en una nube: los dos marcan respectivamente 3 y 4 tantos. Al final del partido, los espectadores reservan una gran ovación de varios minutos a los 22 jugadores.

1962 en Ámsterdam

Benfica-Real Madrid (5-3): Batido la temporada precedente en octavos de final —su primera eliminación en la Copa de Europa—, el Real Madrid acude revanchista a la final de 1962. Pero el Benfica, ya vencedor en 1961, no se deja intimidar. Después de que el Real Madrid se pusiera en ventaja de 2-0 en 23 minutos (con doblete de Puskas), los madrileños se derrumban después, dejando a los portugueses empatar, antes de que Eusebio firme un doblete fatal en el segundo período.

1968 en Londres

Manchester United-Benfica (4-1 en prolongación): Diez años después de la tragedia de Múnich, en el que murieron siete jugadores del club inglés en un accidente de avión, los ‘Red Devils’ disputan su primera final. Pese a que los lusos se resisten, caen en la prórroga ante el equipo inglés impulsado por George Best y casi 100,000 aficionados. Bobby Charlton, Billy Foulkes y el entrenador Matt Busby, supervivientes del accidente aéreo, no pueden evitar las lágrimas.

1972 en Rotterdam

Ajax de Ámsterdam-Inter de Milán (2-0): Segunda de las tres victorias consecutivas del Ajax, la final 1972 consagra el ‘futbol total’ de los holandeses frente al riguroso ‘catenaccio’ del Inter. Johan Cruyff, autor de dos goles, está en la cumbre de su arte.

1976 en Glasgow

Bayern Múnich-Saint Etienne (1-0): Para el Bayern de Franz Beckenbauer, se trata de la tercera victoria consecutiva, frente a los animosos franceses de Saint Etienne, cuyos éxitos han cautivado a su país. Con un realismo a la italiana, la formación bávara se impone gracias a un tiro libre, mientras que los galos lanzan dos disparos a los postes.

1987 en Viena

Oporto-Bayern Múnich (2-1): El encuentro será recordado por una jugada de inspiración genial del argelino del Oporto, Rabah Madjer. Cuando los alemanes llevaban ventaja de 1-0, marca de tacón. Después, los portugueses se imponen con un nuevo gol.

1989 en Barcelona

Milán-Steaua Bucarest (4-0): El triunfo del ofensivo equipo de Arrigo Sacchi. Con dos goles cada uno, los holandeses Marco van Basten y Ruud Gullit son imparables. Los italianos volverán a ganar al año siguiente.

1994 en Atenas

Milán-Barcelona (4-0): Entre el juego ofensivo del Barsa de Johan Cruyff y el serio y metódico inculcado por Fabio Capello en Milán, los aficionados al futbol prefieren a los catalanes. Pero, sin que nadie los esperara, fueron los lombardos los ganadores, que humillan al equipo azulgrana, marcándole cuatro goles.

1999 en Barcelona

Manchester United-Bayern Múnich (2-1): Ese día, Manchester United se regaló el final de partido de la ‘Champions’ más loco de la historia. Con ventaja desde el minuto 6, el Bayern parece dirigirse hacia la victoria, cuando solo quedan tres minutos de tiempo añadido. Pero esos tres minutos acaban de forma insólita. Teddy Sheringham empata (90+1) y, después, el noruego Ole Solskjaer da la victoria (90+3) al equipo inglés.

2002 en Glasgow

Real Madrid-Bayer Leverkusen (2-1): Cuando el sorprendente Bayer Leverkusen no parece tener complejos ante el gran Real Madrid, Zinedine Zidane, que recibe un centro desde la izquierda de Roberto Carlos, agarra la pelota sin parar y lanza un zurdazo que se cuela como una bala y permite a los madrileños tomar ventaja (2-1) en la primera parte, marcando, tal vez, el gol más bello en una final de Liga de Campeones. Los alemanes no podrán empatar en la segunda y el equipo español gana su noveno trofeo.

2005 en Estambul

Liverpool-Milán (3-3 y 3-2 en los penales): La 50 edición de la Liga de Campeones ofrece un vencedor inesperado. En los 45 primeros minutos, los italianos deslumbran y Liverpool llega al descanso perdiendo por 3-0. Pero en la segunda mitad, seis minutos mágicos permiten a los ingleses empatar, gracias a Gerrard (54), Smicer (56) y Xabi Alonso (60). Asustados, los milaneses caen en los penales.

2014 en Lisboa

Real Madrid-Atlético de Madrid (4-1 tras prórroga): Otra final entre dos equipos del mismo país y también emoción hasta el final. El uruguayo Diego Godín adelantó al Atlético en la primera parte (minuto 36) y su equipo rozó el título, pero Sergio Ramos empató en el descuento final (90+3) y forzó la prórroga. Con un Atlético hundido anímicamente, el Real Madrid sentenció allí, con los tantos de Gareth Bale (110), Marcelo (118) y Cristiano Ronaldo (120 de penal).

2015 en Berlín

Barcelona-Juventus (3-1): el ‘tridente’ MSN (Messi-Suárez-Neymar) se corona en el Olímpico de Berlín. Ivan Rakitic adelantó al Barcelona en el minuto 4 y el español Álvaro Morata, ex del Real Madrid, igualó para la ‘Juve’ en el 55. Los tantos del uruguayo Luis Suárez (68) y ya al final del brasileño Neymar (90+7) sellaron el quinto título de campeón de Europa del equipo azulgrana.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus