•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Vibrante triunfo y una urgente señal de vida por parte de los Warriors 111-120. Sin la suficiente autoridad, sin impresionar como lo hicieron en la temporada, sin hacernos creer que escaparán al zarpazo mortal del Thunder, pero con Curry restaurado en su incidencia con 31 puntos, registrando de 20-9 desde el campo con 3 triples en 8 intentos, nada asombroso, pero mejorado. Un resultado de gran utilidad, abriendo espacio a la posibilidad de una hazaña. Golden State se impuso 25-21 y 33-29 en la primera mitad, perdió 27-23 el tercer periodo y cerró consistentemente imponiéndose 37-31 para sellar el 111-120. No han recobrado el paraíso los Warriors, pero están en pie, tambaleándose, con el cuchillo en mano temblorosa, abrazados a la esperanza de continuar resurgiendo. Durante marcó 40 puntos y Westbrook 31, dejando constancia de su gran funcionamiento en medio de la derrota.

LENTO INICIO DE CURRY

Harrison Barnes abrió el juego con un triple por los Warriors. Señal alentadora. Una canasta de Durant encontró respuesta en dos libres de Curry, y sobre esa ventaja de 5-2, los Warriors se estiraron a 22-12 con 2.13 minutos pendientes en ese primer período. De pronto, las tablas estaban flaqueando debajo de las pisadas de Golden State y el Thunder comenzó a crecer borrando seis puntos y acercándose 21-25 al sonar el silbato final de los doce minutos iniciales. No supo o no pudo afianzar su ventaja el equipo de Steve Kerr. Volvió a aflojar cuando más necesitaba mostrar autoridad en la pretensión de un resurgimiento. Livingston y Thompson fallaron disparos importantes en el cierre de ese primer cuarto, con ese extraño Curry, limitado a 4 puntos, sin acertar sus dos intentos de triple. Thompson con 9 puntos y Durant con 8, fueron los más efectivos.

Mareese Speights consiguió un doble, iniciando el segundo periodo aumentando 27-21 la ventaja de los Warriors entre el rugido de la multitud, pero el Thunder inició una fuerte arremetida que hizo temblar la Arena de Oakland y con un triple de Westbrook se acercó 39-40, haciendo que la angustia comenzara a apretar cuellos entre los seguidores de Golden State con 6.42 minutos por jugar en ese cuarto. Sin embargo, los Warriors se oxigenaron y contragolpearon hasta distanciarse 47-39 con un doble de Curry. Con la imperiosa necesidad de despegarse lo suficiente, Curry quien había logrado su primer triple, falló un tiro largo, mientras los Warriors mantenían la ventaja de ocho puntos (53-45) con una efectiva distribución de esfuerzos batallando fieramente en los tableros. La diferencia de 58-50 a favor de Golden State, de ninguna manera era tranquilizante en la mitad del trayecto, pero tenía significado.

UN MOMENTO CRUCIAL

El Thunder entró al tercer período pisando el acelerador y recortó la distancia 61-63 instalando el pánico en las tribunas. Doble de Thompson amplió levemente 65-61 entre una incomodidad agobiante frente a la posibilidad de morir, y en casa, donde someter a los de Golden State, era una proeza durante la temporada. El cambio de golpes fue a ratos tan furioso como los de Hearns y Leonard con el Thunder a la orilla, rascando la espalda de los Warriors 70-72 y la inseguridad sobre el futuro inmediato agigantándose. La defensa de Golden State de una ventaja 81-75, era desesperada contra el reloj, cuando un doble de Durant, dejó la pizarra 81-77 al desvanecerse el tercer periodo. Los Warriors estaban adelante, pero la amenaza del Thunder era tan seria como la de los griegos en las puertas de Troya.

El despegue de 8-0 registrado por los Warriors en el último cuarto,  consiguiendo ventaja de 12 puntos (89-77), levantó al público de sus butacas y encendió las esperanzas. Los Warriors se aferraron a esa diferencia con extrema ansiedad pero funcionando, sin distorsionarse, como había ocurrido en las derrotas consecutivas de los juegos 3 y 4, y consiguieron la victoria 111-120 resistiendo las embestidas del Thunder, pero siguen sitiados, en jaque, aunque con vida.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus