•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Solo por un instante, en el propio inicio del juego con el doble y el tiro libre de Kyle Lowry, los Raptors enviaron una señal de advertencia que se desvaneció rápidamente. Los Cavaliers, con el liderazgo de LeBron James, se abrieron paso con sus penetraciones, desbordes y el cañoneo largo, para imponerse 113-87 y avanzar nuevamente a la final de la NBA, sexta consecutiva para James, posiblemente, el mejor jugador de ese planeta.

Acertando 16 disparos de tres puntos, entre ellos cinco de Smith y cuatro de Love, los Cavaliers inutilizaron la gestión defensiva de los Raptors, que atravesaron por un momento de inspiración, cuando Lowry realizó una arremetida espectacular marcando 12 puntos en el último minuto y medio del tercer período, recortando la diferencia, pero insuficiente para alterar los nervios del equipo de Cleveland y arrebatarle el juego. Los 33 de LeBron y los 30 de Irving, desarmaron a los de Toronto.

DESPEJANDO EL SUSPENSO

La ventaja de 6 puntos en el primer cuarto y un estiramiento con 8 más en el segundo, le permitieron a los Cavaliers tomar café con rosquillas en el descanso de medio trayecto imponiéndose 55-41. No puedes detener al equipo de Cleveland con LeBron suelto apretando tuercas, abriendo espacios, frenando el ímpetu del adversario, y volcándose con 8 aciertos en 15 intentos incluyendo 3 triples y 2 libres para un total de 21 puntos, con 3 rebotes y 3 asistencias. Kevin Love con 10, Irving y Smith con 9, ofrecieron un buen aporte mientras los Cavaliers se movilizaban en busca de la victoria que les permitiría atrapar el banderín del Oeste y avanzar a la final de la NBA.

Cuando Kyle Lowry abrió el juego consiguiendo un doble y agregando un libre para proporcionar ventaja de 3-0, las tribunas rugieron en Toronto como si fuera un final de juego. Un triple de Kevin Love borró esa diferencia y los Cavaliers no volvieron a quedar atrás después de adelantarse 10-8. Llegaron a danzar alrededor de una ventaja de 11 puntos (27-16) y se conformaron con ganar el primer período 31-25.

La proyección de los Cavaliers continuó en el segundo cuarto aumentando la distancia 49-38 con 56 segundos pendientes, llegando al descanso con ventaja de 14 puntos (55-41) entre la preocupación de los Raptors por las pérdidas de balón y la reducción de Lowry y DeRozan, sus grandes pilares, a 12 y 10 puntos.

LA ARREMETIDA DE LOWRY

Con la multitud sentada en la pesadumbre, sospechando el naufragio, no se vendió ni un hot dog en la pausa larga, y al regresar la acción, se hundió en las butacas viendo cómo los Cavaliers continuaban la tarea de ablandamiento llegando a establecer tres veces ventaja de 21 puntos, para cerrar ese tercer período imponiéndose 86-74, después de ser aturdidos por una violenta sacudida de Kyle Lowry, quien faltando 1 minuto y 35 segundos, consiguió dos triples, un doble y acertó cuatro tiros libres en un alarde impresionante, recortando drásticamente la diferencia de 83-62, convirtiéndola en 12 puntos. Esa elevación de Lowry hasta 30 puntos antes del último período, agitó a la clientela y revitalizó las esperanzas de hacer girar la pizarra.

El doble abridor de DeMar DeRozan aproximando a los Raptors 76-86, provocó un largo rugido, pero los Cavaliers controlaron su sistema nervioso y retomaron los hilos del partido alargando la ventaja a 16 puntos 94-78 con 8 minutos pendientes, hasta cerrar 113-87, no dejando la menor duda sobre su superioridad.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus